Twitterfacebook English

Agustín Díaz Cartaya, autor del Himno del 26/7

Artemisa, Cuba-Este 26 de julio, Día de la Rebeldía Nacional, el pueblo recuerda a los jóvenes artemiseños protagonistas de los sucesos del ataque a los Cuarteles Moncada, de Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, aquellos que como dijera Fidel: …”No están ni olvidados ni muertos, viven hoy más que nunca y sus matadores han de ver aterrorizados cómo surge de sus cadáveres heroicos el espectro victorioso de sus ideas...”.

A 61años de la heroica gesta, guardo como un tesoro en el cofre de mi memoria el encuentro fraternal que sostuve con el Combatiente de la Revolución Cubana, Agustín Díaz Cartaya, autor del Himno del 26 de julio y otras marchas más, al cumplir sus 80 años, onomástico que a petición suya celebró en la ciudad capital de la provincia de Artemisa.

 Fue una tarde salpicada por la lluvia, el canto y la historia, un doble regalo compartido con quien despejó el sendero del oprobio y alzó el fusil y la canción de lucha, para convertir el sueño y la esperanza, en tangible realidad.

En la velada política cultural de emociones y reencuentro, luego de recibir el agasajo de los artemiseños, Cartaya recreó pasajes de su vida revolucionaria.

¡…Adelante cubanos, que Cuba premiará nuestro heroísmo…!Cuando el verso multiplicado de la “Marcha” se escuchó, conversé con quien sólo necesitó tres días para componer la obra que trascendió entre las páginas de la historia cubana.

Transcurría el año 1953: las sucesivas frustraciones populares, la dictadura sangrienta de Fulgencio Batista, el rencor y la esperanza, llegaban al momento definitivo. Cuba conmemoraba el centenario del nacimiento de José Martí, apóstol de la independencia e inspirador de las nuevas generaciones.

“A penas con 22 años de edad, tenía sentido creador para componer. Recuerdo que en la finca La habanera de Santa Elena, practicábamos el tiro a pocas semanas de los asaltos a los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba; y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo.

El 19 de julio, Fidel me dio la misión de componer el himno que acompañaría el reinicio de la batalla. Recibió el nombre de Himno de la libertad, aunque la pieza sería más conocida como Himno del 26 de Julio, toda vez que nació entre las jornadas de la preparación combativa.

Participé en el asalto y contribuí al anhelo patrio desde la cárcel de Boniato, en la antigua provincia de Oriente, primero; y luego en el Presidio Modelo, de la entonces Isla de Pinos. “Marchando, vamos hacia un ideal / sabiendo que hemos de triunfar”...
El vigor que inspira es eminente, y los soldados carceleros “venían como fieras a vernos, nos poníamos de pie y lo entonábamos con más fuerza”, recuerda Cartaya.

Al decir del autor de la canción, días antes del primer aniversario de los asaltos, el tirano Batista debió pasar el mal rato de tener que escuchar el Himno del 26 de Julio, cantado a viva voz por los combatientes al descubrir su presencia en el presidio.

Retumbó de tal manera entre las paredes que de la cárcel salió a la luz. Su fuerza fue tan poderosa como la misma energía que proclamaban: …”Adelante cubanos / que Cuba premiará nuestro heroísmo / pues somos soldados / que vamos a la Patria liberar”…

El 15 de febrero de 1957, el también compositor Carlos Faxas grabó la Marcha del 26 de Julio clandestinamente, en Radio Cadena Habana, por orientaciones de Fidel.

Tras la amnistía del 15 de mayo de 1955, ya combatían en el oriente de la Isla…”limpiando con fuego / que arrase con esta plaga infernal / de gobernantes indeseables / y de tiranos insaciables / que a Cuba / han hundido en el mal”...

Cuando la grabación llegó a la Sierra Maestra las ondas de Radio Rebelde difundieron la histórica creación por primera vez al pueblo, desde la Comandancia de La Plata.

Con la Caravana de la Libertad en viaje por toda la Isla hacia la capital, el Himno del 26 de Julio se sumó al combate por la definitiva independencia y, con la libertad creció entre las voces de varias generaciones de cubanos, desde el triunfo de 1959.

Díaz Cartaya, sumó a su pentagrama otros himnos, como la Marcha de América Latina; escribió poemas épicos y temas amorosos.

La historia le dio la oportunidad de entregar su más cara página, entre los jóvenes de la Generación del Centenario, y hacer que su música recorriera todos los caminos de Cuba y el mundo.

El Himno del 26 de Julio mantiene su fuerza pletórica de inspiraciones patrióticas, al tiempo que imbuye una perenne hidalguía entre millares de voces que evocan su cimiente.

…”la sangre que en Cuba se derramó / nosotros no debemos olvidar / por eso unidos hemos de estar / recordando a aquellos que muertos están”.

En vivo

COVID-19 CubaDatos sobre la COVID-19 en ArtemisaEn vivo

Artemisa en 26


Rigoberto Corcho Lopez

Alfredo Corcho e Isabel López, los padres de Rigoberto, se conocieron y casaron el batey del antiguo central “Pilar” hoy “Eduardo García Lavandero”. Allí nació en pleno machadato, el 21 de diciembre de 1931, el mártir artemiseño, caído en el ataque al cuartel Moncada, Rigoberto Corcho López.  Duros y de convulsión revolucionaria eran los días en que naciera.

Leer más

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

October 2020
Mo Tu We Th Fr Sa Su
28 29 30 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub
Sitio dedicado al Mausoleo de los Mártires de Artemisa

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas