Twitterfacebook English

Un aplauso de esperanza

Aplausos a los profesionales dela salud

La ovación quebró el silencio de la noche, rasgó la quietud de la ciudad aletargada por la inmovilidad de la tristeza.

Por unos minutos fuimos felices otra vez, por unos minutos nos miramos con esperanza. Esa es la sensación que experimentamos cada noche al filo de las nueve, hora del cañonazo, cuando con aplausos demostramos el eterno agradecimiento al ejército de batas blancas, vencedor del dolor y de la muerte que en varios rincones del planeta llevan la luz donde la oscuridad ganaba espacio mientras le arrebatan a la muerte un nuevo hálito de vida.

Un aplauso que también es el agradecimiento para el humilde trabajador de comunales, el obrero de la fábrica, el chofer, los estudiantes, los cederistas, las federadas y todas aquellas personas que desde su trinchera contribuyen a frenar la pandemia del coronavirus.

No hay bloqueo ni guerra sucia y mediática que pueda acallar el aplauso mundial para quienes desafían a la muerte y es que en estos años de Revolución hemos aprendido el valor del ser humano y la importancia de la dignidad conquistada.

Hoy regresarán los aplausos. Palma a palma recobraremos la luz, limpiaremos el sudor de los rostros cansados por el desvelo de su profesión. Entenderemos sonrisas donde antes afloraron las lágrimas. Así también combatimos la Covid-19, quien lo duda? Cada noche, una y otra vez, siempre a las nueve regresa el latido eterno de Cuba en un abrazo de esperanza.

Aplausos por el amor

Carlos Enrique Rodríguez González

Suena el cañonazo de las nueve desde el Morro-Cabañas. La onda expansiva surca el cielo capitalino y todos se emocionan. Es una ceremonia cotidiana. Por estos días de epidemia debido al Coronavirus, el cañonazo de las nueve, tiene compañía. Los aplausos de cubanos y cubanas, vibran y suenan junto al estallido.

Aplausos por el amor de cada mortal de este archipiélago. Hombres y mujeres de batas blancas, que desafían al enemigo. Esos que dejan detrás a sus seres queridos para curar a otros desposeídos. Es la medicina cubana la protagonista. Por ella son los aplausos desde la sala de la casa, el balcón, la avenida y el autobús. Aplausos de amor para premiar el esfuerzo del científico, el médico, la enfermera, el laboratorista. Los que dijeron presente al llamado de la patria y desde tierras lejanas combaten al Coronavirus COVID 19

Aplausos por el amor. Por la solidaridad de nuestros galenos. Por cada vida salvada de la muerte. Por las horas de desvelo con la única recompensa de una sonrisa. No importa si brota de los labios de un niño. Del corazón de aquella madre feliz que vio en nuestros médicos el milagro de la Revolución.

Aplausos por el amor. Ya no desde una grada ante el jonrón decisivo de Friedrich Cepeda o Alfredo Despaigne. Tampoco por el remate de la victoria como las espectaculares Morenas del Caribe.  No son aplausos después de la presentación del Ballet Nacional de Cuba en Giselle, o la puesta en escena de la Compañía Teatral “La Colmenita”. Es las nueve de la noche y todos aplauden. Las palmadas contagian y hasta el niño pequeño bate sus manos sin saber por qué.   
Mañana alguien podrá explicar la causa de sus aplausos. Así es Cuba y su familia, Así son los cubanos. Solidarios desde el corazón. Con el alma ceñida a las manos y el anhelo vestido de bata blanca o verde.
Aplausos por el amor. Por el mundo que espera el milagro. Por Cuba y el mejoramiento humano. Yo aplaudo todas las noches a las nueve y siento orgullo. Orgullo de ser cubano. De ser protagonista de esta epopeya. Hoy escribo sobre aplausos de amor. Mañana, tal vez mañana, las ideas danzaran en blanco y negro y serán el reflejo de una gran victoria.  

En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

En vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

June 2020
Mo Tu We Th Fr Sa Su
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 1 2 3 4 5

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas