Twitterfacebook English

CDR y Revolución

CDR

A sesenta años de los Comités de Defensa de la Revolución, CDR, no es difícil darse cuenta de que esta organización de masas, creada por Fidel para que la obra se fundiera en las calles y llegara hasta el rincón más apartado, edificada como respuesta a la provocación y muestra de la enorme sabiduría del hombre de verde olivo, ha sido respaldo innegable de las ideas del líder.

El 1ro de mayo se cumplió 20 años del Concepto de Revolución y los CDR materializan  cada frase de Fidel Castro con singular  naturalidad.

Sentido del momento histórico pudiera ser la frase que defina a los comités que asumieron y asumen tareas de complejidad diversa como los censos para la libreta de abastecimiento, la zafra del 70, las recogidas de materias primas y la entrega de chequeras a los ancianos. La intervención de los servicentros y la organización de la guardia.

Hubieron de cambiar lo que debía ser cambiado cuando comenzaron a nacerle al país hijos que no vivieron la realidad anterior y acudir a la anécdota, al argumento colocado para competir contra el paquete y la penetración. Entonces se volcaron al ahorro,  a la defensa desde el conocimiento y la convicción, a la mano alzada por una Constitución que es garantía para el mañana y un enorme si por Cuba.

Cuando habló el Comandante de igualdad y libertad plenas, de ser tratado y tratar a los demás como seres humanos se refería a cada cuadra, donde confluyen el asistenciado y el pionero, el negro, el blanco y el mulato. El estudiante de la universidad y el trabajador por cuenta propia. Todos  en la misma caldosa y con la misma vocación de pueblo. En la convocatoria de un barrio  multicolor que los hermana en las ideas y donde oportunidades idénticas coronan el día a día.

Los CDR son un cedro más del Birán oriental porque nos han hecho en estos años emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos y desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional. Allí estuvo nuestro empuje para sembrar el pedazo de tierra. Para asumir la limpieza del área, para ayudar a reconstruir después de un tornado. La maceta que se mueve de un hogar a la escuela, la bandera que preside una reunión. El café que se le brinda a un liniero.

Los del barrio defendemos valores  al precio de cualquier sacrificio porque creemos en ellos. Valores aprendidos del abuelo, del héroe del trabajo que vimos encanecer en su modestia. Porque cada reunión es la lección de la grandeza agazapada en lo cotidiano. Y lo hacemos con modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo. Enfrentando cada día las limitaciones y carencias. Sobreponiéndonos a la mala entraña de los enemigos camuflados e imponiendo la sabiduría popular  con esa resistencia que nos legó el barbudo.

Allí en el barrio está la universidad del adulto mayor, el programa educa a tu hijo, las intervenciones comunitarias del desarrollo local. Allí están los joven club de computación que también son herencia del líder y expresión de la inteligencia colectiva.

Son la barrera contra la doble moral y las indisciplinas sociales porque aprendimos a no mentir jamás ni violar principios éticos. Porque los CDR avanzan con convicción profunda de que la verdad y las ideas son la esencia de nuestra obra, lo que nos hace distintos ante el mundo.

Estoy convencido de que la formula cederista la aplicó Fidel a cada proyecto que levantó por el bienestar de su pueblo. Porque en el barrio, en el diario hermanamiento del día a día, nace y se consolida la unidad  Revolución es unidad, porque allí crecen las raíces de la cubanía y la independencia, en el seno de la familia entrelazada toman forma los sueños de justicia de los cubanos  para la isla y para el mundo. No hay solidaridad más grande que la sangre saliendo para salvar una vida, la caja que se llena de donaciones para los damnificados de una catástrofe, el aplauso de las nueve para las batas blancas que también, por iniciativa de Fidel,  siembran revolución en todo el mundo.

Si hoy la Covid nos pone el reto de la vigilancia, en eso ya tenemos un camino andado. Si no debemos bajar la guardia hace rato que están en alto nuestras defensas para el combate desde el portal, la acera y la plaza llena de mujeres y hombres. Porque Fidel lo definió aquel día: Revolución. Sus Comités de Defensa no le fallaremos al profeta de la aurora.

En vivo

COVID-19 CubaDatos sobre la COVID-19 en ArtemisaEn vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

October 2020
Mo Tu We Th Fr Sa Su
28 29 30 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel