Twitterfacebook English

Cuba y la fuerza democrática de su Estado

Cuba y la fuerza democrática de su Estado

Corre el siglo XXI y todavía los enemigos de la Revolución Cubana hablan de implantar una democracia en Cuba. ¿De qué democracia hablan esos señores? La del rico más rico y el pobre cada vez más pobre. La de la compra de votos para el presidente que se postula. La de lavado de dinero y desprestigio a escala gubernamental. Ese tipo de democracia no la queremos en Cuba.

Desde 1959, con el triunfo revolucionario, Cuba y su gobierno, obran en favor del pueblo. Los cambios fueron entonces inminentes para sostener la fuerza de una revolución en favor de los más necesitados. Y sin dudas lo siguen siendo. Surgió la Reforma Agraria, donde el campesino tiene derecho a su tierra. También se fortalecieron los sistemas educacionales y médicos, para todos por igual, donde no existe diferencia social, ni de credo ni de raza.

Por esas y otras razones, la Revolución Cubana es obra de un esfuerzo nacional concentrado, donde se promueve el bienestar general, sin desajustes en la escala social. ¿Qué se necesitan cambios en pleno siglo XXI? Es cierto. En nuestro país se realizan cambios estructurales, pero sin renunciar a los logros y metas sociales conquistadas de mutuo acuerdo entre los dirigentes y el pueblo.

Como dijera nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en su Concepto de Revolución, en el año 2000. Hay que cambiar todo lo que deba ser cambiado. En ese camino anda nuestro Comité Central junto al Partido Comunista. Se busca un proyecto socialista, propio, renovador, autentico, popular y democrático. En el mismo se diversifica la economía, con variadas formas de propiedad, de manera  irreversible, pero con la prominencia del papel conductor del Estado.

Cuba, en la fuerza democrática de su Estado, construye un modelo de sociedad que se ajusta a la historia vivida, a la idiosincrasia de su gente y a la actual realidad económica que vivimos.

Cuba trabaja por un desarrollo equitativo para el pueblo. Anda en busca de transformar con justicia social intereses colectivos e individuales en armoniosa combinación de voluntades. Cuba y su democracia participativa, caminan con el criterio popular. Trabajan en la elaboración de proyectos teniendo en cuanta la opinión del pueblo.

Es por eso que el mundo capitalista se asombra de lo que somos, de lo que defendemos. Se asombra de ¿cómo puede ser posible en Cuba, un sistema socialista en pleno siglo XXI? Por eso edificamos un modelo democrático que propicie un ciudadano libre, productivo en lo económico y muy participativo en las gestiones de política, equidad y solidaridad social. Al menos esa es nuestra opinión.

En vivo

COVID-19 CubaDatos sobre la COVID-19 en ArtemisaEn vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

November 2020
Mo Tu We Th Fr Sa Su
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel