Twitterfacebook English

La mítica Angerona de Artemisa.

La mítica Angerona de Artemisa.

Artemisa, Cuba.- Para comprender la historia del cafetal Angerona tiene el lector interesado que abstraerse del ruinoso enclave que hoy  sobrevive convertido en museo en el Km 5 de la carretera que une el municipio de Artemisa con Cayajabos.

Debe el viajero regresar en el tiempo. Pensar en Artemisa como un emporio cafetalero donde La Matilde, hoy barrio de importancia histórica por los jóvenes que de allí salieron para asaltar el Moncada, era también un cafetal.

El sobrenombre de Jardín de Cuba se debe entonces a aquel paraíso lleno de cafetos floridos, que seguro emanaban un olor dulce y penetrante y hacían al visitante disfrutar de una experiencia única. Mitos, historias de amor y odio, diversas interpretaciones sustentadas o no, se tejen alrededor de la hacienda.

Algunos elementos son muy claros. Allí están los vestigios ruinosos de edificaciones que atestiguan la otrora vida de Angerona. La casa de vivienda, replicada en una maqueta impresionante que señala la opulencia de sus dueños. Los almacenes, los secaderos y la ciudad de los esclavos, que apenas logra emular con la floresta local.

Angerona se ganó el título del segundo cafetal más grande de Cuba. Costó 14 000 pesos que eran una fortuna en  1813 y fue un alemán, y no un criollo, quien adquirió su titularidad: Cornelio Sauchay . Quizás lo más comentado de Sauchay es su supuesta relación con Úrsula Lambert, una negra haitiana que había llegado a Cuba con sus padres huyendo de las consecuencias de la revolución en su país.   

Esta mujer llegó a Angerona en 1822, aunque trabajaba con Cornelio desde siete años antes.  No viene como señora de la hacienda, pero asume todas las responsabilidades en la administración de la misma, incluyendo el cafetal y la dotación de esclavos. De su relación íntima con Cornelio soso se tienen especulaciones.

El nombre del lugar se debió a la diosa romana del silencio y la fertilidad de los campos. Una imponente estatua de mármol de Carrara, hecha a tamaño natural, recibía a los visitantes.    

Angerona cautivó a muchas personalidades de la época por su belleza y su notoriedad. Cirilo Villaverde, el matrimonio de Ramón Zambrana y su esposa Luisa Pérez de Zambrana, José Antonio Saco, José de la Luz y Caballero, el paisajista Alejandro Moreau y la Condesa de Merlín, fueron algunos de los huéspedes de Sauchay y Lambert.  

Existen  investigadores que justifican la labor filantrópica de Cornelio Sauchay al reconocer que los esclavos de Angerona vivían en condiciones especiales. Lo cierto, piensa este autor, es que  el hacendado era un capitalista inteligente. Por esa razón creaba las condiciones necesarias para que sus  esclavos rindieran más y se multiplicaran. Ce esa forma aumentaba su dotación y sus ganancias.

Con esa filosofía los niños de Angerona recibían atenciones médicas para que crecieran con salud, existía una tienda dentro del cafetal para que los esclavos adquirieran  artículos de guano, barro y telas, no existían barracones sino viviendas para dos familias, los esclavos descansaban en la noche y en verano trabajaban una hora y media menos y tenían edificaciones diseminadas para protegerse de la lluvia.

En Angerona se combinaron las técnicas más novedosas de la gestión con el uso de tecnologías avanzadas para la época. Aún se conservan vestigios de su sistema hidráulico que es una obra colosal de ingeniería para el siglo XIX.

De 450 esclavos llegó a ser la dotación del cafetal Angerona para hacer producir  la tierra, secar, tostar, envasar y trasladar el café y atender el servicio doméstico de la hacienda.

Cornelio falleció en la Habana en el año 1837 y fue enterrado en sus tierras. Años después Úrsula, a la que el alemán le había dejado un capital, se estableció en la Habana, en el barrio de La Merced hasta que le sobrevino la muerte en 1860.

Las ruinas del cafetal Angerona fueron declaradas Monumento Nacional el 31 de diciembre de 1981 por sus valores históricos, culturales y arquitectónicos. Algunas de sus edificaciones descansan hoy entre la maleza del monte.

La estatua de la diosa fue extraída por un inescrupuloso aprendiz de coleccionista y luego recuperada, aunque con algunos daños irreparables. Pero la esencia del cafetal, sus secretos más profundos, permanecen ocultos para los hombres entre las ruinosas paredes de piedra o se  perdieron en las huellas que ha borrado el tiempo.  

En vivo

Multimedia a Idaliz Ortiz

idalys-ortiz

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

July 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 

 

Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas