Twitterfacebook English

Ley Helms–Burton. Agunas ideas al respecto

Ley Helms–Burton. Agunas ideas al respecto

Aunque popularmente se conoce como Ley Helms–Burton, su verdadero nombre es Ley para la Libertad y la Solidaridad Democrática Cubanas, vigente desde el 12 de marzo de 1996. Entre los objetivos que persigue se encuentran la internacionalización y codificación de las leyes del bloqueo, intimidar y desestimular la inversión extranjera directa y el comercio internacional, así como promover la subversión y derrocar el gobierno cubano.

Sobre ella refiere Raúl Antonio Capote que “es más intervencionista que la Enmienda Platt de 1901 y que el Tratado de Reciprocidad que obligaron a suscribir a los cubanos para otorgarnos aquella falacia de independencia a principios de siglo. Es una agresión a la independencia y dignidad de Cuba, en tanto intentona anexionista colonial.”

Se estructura en Cuatro títulos, divididos en Título I: Fortalecimiento de las sanciones internacionales contra el gobierno de Castro; Título II: Ayuda a una Cuba libre e independiente; Título III: Protección de los derechos de propiedad de los nacionales estadounidenses y Título IV: Exclusión de determinados extranjeros.

Cuando se analiza esta Ley, no puede olvidarse que su aplicabilidad a Cuba es ilegal porque es una ley de Estados Unidos y por tanto su jurisdicción y espacio de aplicación, es en Estados Unidos.

Esto trae consigo que viole las normas y principios del Derecho Internacional que aparecen recogidos en la carta de la ONU, tales como el principio de libre determinación, la libertad de comercio, la igualdad soberana y la no injerencia en los asuntos de jurisdicción interna de los estados.

Transgrede además el principio de la convivencia pacífica entre las naciones, así como la soberanía nacional sobre los recursos naturales y el derecho a nacionalizar.

Su contenido ha sido rechazado por la Organización de las Naciones Unidas, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Asociación de Estados del Caribe, la Organización de la Unión Africana, la Unión Europea, así como otros foros de carácter internacional.

Aseguran especialistas que lo caótico de ella está en su espíritu colonizador y hambre expansionista al más fiel estilo imperial, negando en términos de soberanía, todo lo conquistado por Cuba y su gente, consagrado en su Ley Suprema con el respaldo mayoritario del pueblo.

La Ley Helms-Burton asume una postura de perpetuidad respecto al bloqueo. La aplicación de su Título III, aplazada hasta el pasado 2 de mayo, lo refuerza y recrudece.

Establece que las empresas de terceros países serán responsables ante los antiguos dueños de propiedades cubanas intervenidas o ante los sucesores de estos por daños y perjuicios por «traficar» con propiedades confiscadas.

Pretende además otorgarle el derecho de reclamación a quienes no eran ciudadanos de Estados Unidos, cuando sus propiedades fueron nacionalizadas o se marcharon del país, abandonándolas.

Luego de su firma Cuba tomó medidas legales para enfrentar cualquier acción al amparo de dicha legislación que tuviese como fin el derrocamiento de la Revolución.

Uno de estos mecanismos fue la Ley 80, Ley de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubanas, que ya desde su artículo 1 declara ilícita la Ley Helms-Burton, inaplicable y sin valor ni efecto jurídico alguno, considerando nula toda reclamación amparada en ella de persona natural o jurídica, cualquiera que fuere su ciudadanía o nacionalidad.

De igual modo, el artículo 8 declara ilícita cualquier forma de colaboración, directa o indirecta, para favorecer la aplicación de la iniciativa destinada al cambio de régimen mediante la asfixia económica.

A esto se suma la aprobación de la Ley 88 de Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba, complementaria de la Ley 80.

Esta tiene como finalidad tipificar y sancionar aquellos hechos dirigidos a apoyar, facilitar o colaborar con los objetivos de la Ley Helms-Burton, el bloqueo y la guerra económica contra el pueblo cubano, encaminados a quebrantar el orden interno, desestabilizar el país y liquidar al Estado Socialista y la independencia.

Ambas Disposiciones Normativas se insertan dentro de la estrategia de lucha cubana para defender su independencia y su soberanía.

Considero oportuno cerrar estas ideas y desde ya iniciar el debate, con lo expresado por el Líder Histórico Fidel Castro Ruz cuando afirmó que: “(…) La famosa Ley Helms-Burton es tan brutal que prácticamente amenaza a nuestro país (…). Prácticamente no le quedaría una escuela, no le quedaría un círculo infantil, no le quedaría un centro de educación de minusválidos, no le quedaría hospital, ni del médico de la familia quedaría nada.

Prácticamente todos los agricultores de este país perderían sus tierras, excepto algunos de los que ya fueran antiguos propietarios, y la inmensa mayoría son propietarios porque la Revolución les entregó la tierra. Todas las ubpc, todas las cooperativas, perderían lo que tienen, todas sus propiedades.”

En vivo

Multimedia a Idaliz Ortiz

idalys-ortiz

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

August 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 

 

Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas