Twitterfacebook English

Las Marianas, un pelotón de valerosas mujeres

El pelotón Mariana Grajales fue la unión en la Sierra Maestra de un grupo de mujeres equipadas para el enfrentamiento armado.

La idea de crear un pelotón femenino armado fue una iniciativa de las mujeres en la Sierra Maestra. Celia Sánchez y Haydée Santamaría fueron las protagonistas de aquella iniciativa. Aunque todos en las montañas abogaban por la misma causa, hubo quien no recibió la noticia con mucho agrado.  
 
Hubo combatientes que consideraron que la mujer podía ayudar de otra forma. Sin exponerse. Uno de ellos, Luis Suñol, le planteó sus criterios a Fidel e intercedió para que no creara el pelotón. .

El 3 de septiembre de 1958, tuvo lugar una importante reunión en el hospital rebelde de la Comandancia de la Plata. Posiciones encontradas hicieron que la reunión se extendiese  más de lo planificado.

En la madrugada  del día 4 quedó constituido el pelotón Mariana Grajales. En aquella ocasión el Comandante expresó: “Aquí no sólo luchan los hombres; aquí, como los hombres, luchan las mujeres”. Una de las primeras tareas asignadas a las Marianas fue como guardia personal del propio líder.

De aquella reunión salieron a dar la noticia por Radio Rebelde. Fue Fidel quien propuso que el pelotón llevara el nombre de la madre de los Maceos, por su importancia y su ejemplo como valerosa mujer cubana.

Él en persona  organizó el entrenamiento y las enseñó a tirar. Entre las trece marianas se decidió que Isabel Rielo, la mejor tiradora, fuese la jefa del pelotón. Después de los entrenamientos de rigor las Marianas fueron asignadas a combatir bajo las órdenes del Comandante Eddy Suñol.

Son muchas las historias de las marianas en la Sierra Maestra. Su bautismo de fuego fue en el combate de Cerro Pelado, donde estuvieron diez días combatiendo al enemigo.

Las mujeres soportaron en la primera línea. En el combate de Guisa también las féminas demostraron su valor. Suñol terminó comprendiendo el valor de las mujeres en la lucha y envió una carta a Fidel donde reconocía a las Marianas por su desempeño en la batalla.

Las Marianas defendieron desde el principio el concepto de que no habían subido a la Sierra Maestra para ser  cocineras, lavanderas, costureras, enfermeras o mensajeras. Se habían enlistado para combatir por su condición de madres.  

Consideraban tener más motivos que los hombres. Pesaban en sus mentes las atrocidades de la tiranía.  Niños asesinados en bombardeos y ametrallamientos, hijas y esposas de campesinos violadas en su presencia, familias enteras masacradas, casas y sembradíos quemados.

El pelotón femenino Mariana Grajales hizo historia en la Sierra Maestra. Al ver que combatían contra mujeres, las tropas enemigas se rendían desmoralizadas. Algunas desarmaron a soldados enemigos.

En cierta ocasión, Fidel designó a la segunda jefa del pelotón, Teté Puebla para ser la mensajera rebelde y coordinar la entrega de cientos de prisioneros a la Cruz Roja Internacional.

El Capitán enemigo Carlos Durán recibió la carta y solicitó a Puebla que  debía quitarse el brazalete rojo y negro del movimiento veintiséis de Julio. La mujer contestó con valentía. Dijo: “Ese es un símbolo de nuestra lucha, y el último de nosotros morirá con él combatiendo en la Sierra antes de rendirse”.

Las marianas combatieron junto a los hombres hasta el triunfo revolucionario del 1 de enero de 1959. Demostraron la grandeza de la mujer cubana. El día 2 se sumaron a la Caravana de la Libertad y el día 8 de enero entraron a la Habana con Fidel.

F

En vivo

Multimedia a Idaliz Ortiz

idalys-ortiz

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

October 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 

 

Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas