Twitterfacebook English

El combate de La Plata fue una victoria para los cubanos

Artemisa, Cuba.- Luego del encuentro de Fidel y Raúl en Cinco Palmas y el fracaso en Alegría de Pío, el hombre del Moncada sabía que era necesario demostrar a Cuba y al mundo que   en la isla se luchaba por la libertad.  El objetivo seleccionado fue el puesto militar  de La Plata. Lo custodian cinco soldados del ejército y cinco de la marina con un sargento al frente.

Los rebeldes, por su parte llevaban 24 armas. 9 fusiles con miras telescópicas, 5 semiautomáticos, 4 de cerrojo, 2 ametralladoras Thompson, 2 pistolas ametralladoras, una escopeta calibre dieciséis  y un revólver.

Las tropas liberadoras estaban compuestas por 29 efectivos. 18 de ellos habían desembarcado en el yate Granma, 8 campesinos que se incorporaron y 3 hombres enviados por Celia Sánchez que dirigía el Movimiento 26 de Julio en Manzanillo.

Desde el amanecer pusieron vigilancia sobre el cuartel. Dividieron el grupo en cuatro escuadras. Raúl, Almeida, Julito Díaz y Fidel se colocaron al frente  de cada grupo.  

En horas de la tarde los rebeldes avanzaron sobre la posición. Al anochecer cruzaron el río La Plata y se apostaron en el camino donde detuvieron a dos campesinos y al  mayoral de la zona, Chicho Osorio. Cuando los rebeldes le dieron el alto, Osorio  los confundió con los soldados de La Plata y respondió con la contraseña de los guardias.
 
A las dos y cuarenta de la madrugada del 17 de enero, con dos ráfagas de ametralladora disparadas por Fidel comenzó el combate. Los soldados de la tiranía resistieron el ataque durante un tiempo prolongado. Los rebeldes les lanzaron  algunas de las granadas que habían traído desde México, pero ninguna estalló, al parecer dañadas por el salitre.

Raúl Castro lanzó dinamita sin niple y tampoco hizo ningún efecto. Intentaron incendiar el puesto militar, pero con la oscuridad de la noche y sin conocer el terreno le prendieron fuego  a un almacén  cercano.

El combate duró cerca de cuarenta minutos. Los rebeldes insistieron a los soldados en que se rindieran  y ellos aceptaron cesar la resistencia. Los guardias de la tiranía  tuvieron dos muertos y cinco heridos. El sargento que mandaba el puesto logró huir con su arma en medio del combate. Los guerrilleros rebeldes no sufrieron la pérdida de ninguna vida, y ocuparon ocho fusiles Springfield, más de mil balas, una ametralladora, ropa, mochilas, comida, y otros insumos.

Aunque los rebeldes no eran militares de academia tuvieron que rendirse ante el empuje de los hombres de Fidel. Cuando al fin se rindieron, los guardias confesaron su miedo a que los fusilaran. Recibieron como respuesta de sus captores que ellos no eran asesinos. Que así actuaba el tirano y ellos no eran iguales.

Fidel envió al Ché Guevara, como médico de la tropa, a que revisara a los heridos. Felicitó a sus adversarios por como habían luchado y los dejó en libertad de irse cuando quisieran.

Aunque la censura de prensa no permitió difundir la noticia a los cubanos y demás países del mundo, las Fuerzas Armadas del régimen se vieron obligadas a reconocer que Fidel Castro comandaba, en la Sierra Maestra, a un grupo de combatientes dispuestos a enfrentárseles.

La victoria en el combate de La Plata tuvo otra significación adicional.  Levantó la moral de los expedicionarios que habían perdido a más de la mitad de sus compañeros y sufrido la derrota de Alegría de Pío. Con la experiencia de La Plata aumentaba la confianza en las posibilidades del triunfo final.  La victoria en La Plata se multiplicó hasta el primero de enero de 1959.

En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

En vivo

Multimedia a Idaliz Ortiz

idalys-ortiz

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

April 2020
Mo Tu We Th Fr Sa Su
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas