Twitterfacebook English

Impronta de Eusebio Leal en Artemisa

Eusebio Leal Spengler marcó el ámbito intelectual, dentro y fuera de Cuba. Su obra mayor es sin dudas la restauración del casco histórico de la Habana Vieja, al punto de llevarla a alcanzar la categoría de Patrimonio de la Humanidad y la condición de Ciudad Maravilla. Pero su impronta en este sentido desbordó La Habana.

A su inspiración y propuesta se debe la creación de la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de las ciudades Patrimoniales de Cuba, en diciembre del año 2008, en el marco del VII Encuentro Internacional sobre Manejo y Gestión de Centros Históricos, celebrado en La Habana. Su propósito es el de fomentar el intercambio y transferencia de conocimientos, aprovechando la larga experiencia acumulada por cada una de ellas en el campo de la rehabilitación urbana y la recuperación del patrimonio.

Santiago de Cuba, Camagüey, Cienfuegos y Trinidad, tienen en funcionamiento un sistema de gestión muy parecido al de La Habana, sumándose al proyecto otras ciudades: Matanzas, Remedios, Bayamo y Baracoa.

La provincia Artemisa no cuenta todavía con oficinas del historiador. No tiene por lo tanto implementado ese sistema de gestión y trabajo, lo que no la hace ajena a la huella de Eusebio. Mostró siempre un interés particular por el patrimonio artemiseño, su historia, sus historiadores y por sus instituciones.

Se le recuerda en Bauta, cuando participó en la develación del busto de Maceo en el parque de aquella localidad y pronunciando palabras sabias, sin dejar escapar el paso del Titán de Bronce por la serranía de Candelaria y San Cristóbal. Se interesó también por la situación deplorable de las ruinas del artemiseño Cafetal Angerona, testigo del emporio cafetalero occidental y del estado de los vestigios del bautense ingenio Taoro, memoria de la producción azucarera esclavista.

De Guanajay se interesó por el proceso de restauración del Teatro Vicente Mora. Vale recordar las breves palabras dedicadas por el Historiador de La Habana a este municipio, en la revista de edición única, publicada en el año 2000, cuando se cumplieron 350 años de su fundación. En pocas líneas se refirió a que los orígenes de su familia estaban en Guanajay, en la iglesia de San Hilarión y en el  cementerio local.

Hablaba con suficientes elementos de causa sobre el deterioro del Palacio de Rubens, en Mariel y del Círculo de Artesanos en San Antonio de los Baños, así como de los pasos que se debían dar para el rescate de estos inmuebles. Se le vio satisfecho referirse al trabajo de conservación que se realizó en el Museo Casa Natal de Rubén Martínez Villena, en Alquízar y reconocía en este patriota una de las más coherentes realizaciones como intelectual y político.

Sintió Eusebio Leal un cariño y admiración especial por la vida humilde y la obra colosal del historiador güireño Francisco Pérez Guzmán, autodidacta como él y que llegó a alcanzar el Premio Nacional de Historia y el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas.

No faltó Eusebio Leal al cementerio de Colón cuando en lluviosa mañana del 28 de octubre de 2012 los historiadores rindieron homenaje en la tumba de Cirilo Villaverde, hijo de Bahía Honda, al cumplirse el bicentenario de su natalicio.

En su última visita a Artemisa, invitado a las actividades por la Feria del Libro de 2019, dedicada a su obra, estuvo en la Biblioteca provincial Ciro Redondo García, donde resaltó su amistad con Fernando González Campoamor, de quien dijo fue un magnífico periodista y ponderó su labor como fundador y líder del grupo Proa.

Aprovechó aquella ocasión para recordar a Manuel Isidro Méndez, asturiano de nacimiento y artemiseño por convicción y primer biógrafo de Martí.

A pesar de no contar Artemisa con Oficina del Historiador, Eusebio Leal mostró siempre interés particular por su historia y conocimiento de su patrimonio.

En vivo

COVID-19 CubaDatos sobre la COVID-19 en ArtemisaEn vivo

Artemisa en 26


Rigoberto Corcho Lopez

Alfredo Corcho e Isabel López, los padres de Rigoberto, se conocieron y casaron el batey del antiguo central “Pilar” hoy “Eduardo García Lavandero”. Allí nació en pleno machadato, el 21 de diciembre de 1931, el mártir artemiseño, caído en el ataque al cuartel Moncada, Rigoberto Corcho López.  Duros y de convulsión revolucionaria eran los días en que naciera.

Leer más

Multimedia a Idaliz Ortiz

idalys-ortiz

El tiempo en Artemisa

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub
Sitio dedicado al Mausoleo de los Mártires de Artemisa

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas