Twitterfacebook English

Melodías por el aniversario de un Rey

El tema La Guantanamera, de Joseíto Fernández es una de esas páginas que representan al cubano en muchas partes del mundo. Miles de personas lo tararean y   lo disfrutan en sus más de 150 versiones. Sin embargo, pocos conocen la verdadera historia de esta pieza antológica.

Joseíto Fernández Díaz nació en el barrio habanero de Los Sitios el 5 de septiembre de 1908. De origen humilde, desde pequeño tuvo que trabajar para ayudar al sustento familiar. Diversas fueron sus ocupaciones, entre ellas las de zapatero y vendedor de periódicos y billetes de Lotería. Sin embargo desde muy joven le gustaba la música.

Se pasaba el tiempo ofreciendo serenatas en la Habana.  Inició su carrera artística en el trío que formó con los hermanos Gerardo y Juan Llorente. En la década del 20 del siglo pasado, figuró en varios sextetos soneros: Los Dioses del Amor, Juventud Habanera, Boloña, Jiguaní y Amate. Cantó con las charangas danzoneras de Raimundo Pía, Antonio María Bustamante, Los Caciques, y la de Alejandro Riveiro, que después se denominó Orquesta de Joseíto Fernández.

La emisora CMQ le propuso un contrato en exclusiva para el programa El suceso del día, que anunciaba una firma jabonera. Se  interesaron en su tema Guajira Guantanamera, una pieza que había escrito en 1928. Pero el contrato con la CMQ surgió en  el año mil 943 con la intención de relatar mediante décimas  la crónica roja de la sociedad, los escándalos, las traiciones y los accidentes. Todos entre estribillo y estribillo de la guajira guantanamera de Joseíto.

Con el espacio radial, que la audiencia sintonizaba cada día a la una de la tarde, la simpática pieza alcanzó notoriedad. Incluso apareció una frase que la vinculaba con las noticias desagradables de la  crónica roja. Cuando alguien realizaba una acción peligrosa se decía: Te van a cantar la guantanamera. El espacio El suceso del día se mantuvo al aire, con un altísimo índice de audiencia durante 14 años.

Ya en los años cincuenta, el pianista, compositor y fundador del Grupo de Renovación Musical, Julián Orbón le adaptó en el coro los Versos sencillos de José Martí. Los acordes de la versión llegaron a los oídos del cantante y compositor folclorista estadounidense Pete Seeger, quien entusiasmado con lo que escuchó, decidió montar la canción. Seeger interpretó la Guantanamera con su grupo The Weavers durante un concierto  en el teatro Carnegie Hall de Nueva York. La grabó en un disco de larga duración y la convirtió en  un éxito internacional.

La Guantanamera con los versos sencillos recorrió el mundo. Lo gracioso es que el tema había surgido de la mente de Fernández con otras pretensiones, digamos, mucho menos serias.  Joseíto comentó en cierta ocasión que  al principio era solo una contraseña para el amor prohibido. Había una muchacha de Santa Clara, con la que me veía a escondidas a principios de los treinta.  Yo cantaba aquel tumbao en las giras. Si estaba en Pinar del Río decía mi pinareña, mi guajira pinareña. Si andaba por Cienfuegos cantaba mi cienfueguera y así por el estilo. Cuando,  antes de cerrar el programa cantaba santaclareña, guajira santaclareña,  ella sabía que iba para allá.

Joseíto era un hombre de pueblo. La gente lo quería mucho y se admiraba de verlo siempre de blanco, cubriéndose con un ligero jipijapa, bigote fino, cuello largo, y un puro entre los largos dedos de su mano izquierda. Andaba siempre planchado y almidonado y movía el sombrero para saludar.

Aunque al autor lo reconocen mucho por La Guantanamera, también compuso otras 40 piezas. Grabó discos sencillos para la firma cubana Puchito y con la orquesta Cosmopolita. También grabó con la Orquesta Aragón y con  el Benny, con quien realizó una famosa controversia. El bárbaro grabó un tema de Joseíto que también le dio la vuelta al mundo:  Elige tú que canto yo.

Fernández interpretó también sones, pregones y se convirtió en una figura representativa del danzonete. Sus temas brillaron en voces como las de Démis Roussos, Paul Mouriat, Richard Clayderman, Libertad Lamarque y José Feliciano. A pesar de las  ofertas de trabajo que tuvo, nunca salió de Cuba. Se mantuvo entre la radio y la televisión nacionales, durante casi toda su vida.  Figuró en la serie San Nicolás del Peladero y era asiduo en  Palmas y Cañas, hasta que se retiró por razones de salud.

Joseíto Fernández falleció en el Hospital Calixto García, el 11 de octubre de 1979. Tenía 71 años. Su velorio, en la funeraria de Calzada y K, fue un duelo popular. Aunque lo apodaron el Rey de la Melodía, se mantuvo muy humilde hasta el final de sus días. Quizás su última décima  resume la pureza de sus sentimientos campechanos.
 
Siempre sencillo, decente
atento con todo el mundo
y aún con dolor profundo
siempre he sido complaciente.
No he tenido un gesto hiriente
ni con un niño siquiera,
porque siempre en mi carrera
he pensado como humano
que el que es cruel y tirano
es preferible que muera.

En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

December 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 


Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas