Twitterfacebook English

Un salón por la identidad artemiseña

Artemisa, Cuba-Llegar a la galería de arte Angerona no trae por estos días, solo el  aroma de la flor del cafeto que la memoria evoca desde el pasado, cuando Artemisa era jardín y los  pasantes describían en ella el paraíso.

Esta vez el paraninfo descubre sensaciones de otra naturaleza, y si se quiere, en superior envergadura. El octavo salón que en el recinto se expone tiene un poco de la simiente plural de lo que el intelectual vueltabajero Daniel Suárez llama artemiseñidad. Un retoño de identidad, aún diminuto, se cuece en las paredes habituadas al desborde creativo de alto vuelo.

En Angerona confluye la diversidad. Se antóloga el discurso desde visiones diferentes, técnicas distintas, materiales diversos y  una disposición intencionada que pone lengua al recorrido del visitante.  Manjar dispuesto para los ojos resulta la pieza que recibe, en la propuesta de abrirnos para ver con la entraña lo que a los ojos puede esconderse sin el debido entrenamiento.

Se me antoja  que Bladimir González llama también a abrir la mente y distender el pensamiento antes de la experiencia de la degustación cromática.

A Gerlys Álvarez  lo encontramos asido a su ingenio. En una vocación de evadir el peligro que se cierne ante el discurso, llegando al comprometimiento de su integridad en el carboncillo.

Dominio técnico y sagacidad en el decir lo hacen merecedor de los aplausos.

A juicio de este diletante resulta imprescindible esa línea de tiempo que el ariguanabense Pedro Pérez Portales desliza sin palabras con la lente de su cámara.

Combinando la sensibilidad de experimentado con las cosechas más contemporáneas de la  trama social, el fotógrafo acuña intenciones foráneas que roban la oratoria a quienes aún conservan el apego a lo sensato.  

Denys San Jorge, el albacea de Bauta, vuelve a su ya magistral investidura del acrílico y las fotografías, en una especie de portal que nos remonta al rescate de una época a punto de extraviarse en la velocidad de tiempos nuevos.

William González se atreve a refrescarnos con un bocado de inteligencia reflexiva a través de un personaje ya  dueño de nuestro recuerdo.

Su apuesta es por la sugerencia, por el mensaje apenas apuntado   en el detalle. Su obra provoca la sonrisa y estimula la meditación intertextual.   

Los colores de la paleta estallan con las Aguas residuales de Evelio Sánchez, en mixta sobre lienzo. Es en ese instante en el que se precisa aguzar la mirada para no perderse en la palabra inacabada.

En el trazo puesto con intención para que el ojo de la mente lo termine.

 Así construye su Memoria afectiva Gastell Soto. Esta vez en la imagen despixelada por el paso del tiempo. Todavía incompleta como la identidad artemiseña, pero nítida aún en la visión global que configura el todo y capaz de materializarse en un concepto a pesar de las fisuras.

Arletis Casanovas se apoyó en el acrílico para  una pincelada de costumbrismo con contrastes que realzan el glamur primigenio de la imagen criolla.

Con una feminidad de irreverencia. Discorde a las tendencias paradigmáticas de la belleza actual en contenido, forma e insinuación del cuerpo.     

Una pieza que resume en parte el salón es la sagrada familia  de Yordanis Garmendía. En ella se arremolinan las tendencias, las expresiones generacionales, y se presume un presente victimizado por la presión de quien no entiende que cada tiempo forma su propia construcción cosmovisiva.  

El salón de la Uneac no deja fuera el volumen. Reinaldo Reyes modela en terracota unas raíces, aún cortas pero múltiples, de la Artemisa que soñamos.

La asienta aún sin nombre con ademanes de maja desnuda, en gesto que protege la belleza del sexo y deja al descubierto los mismos pechos que  alimentan la fe de los que llegan al convite.

Sale el observador con inquietudes del ateneo visual. Emerge de estas y otras miradas como embargado de palabras. Porque las piezas hablan. Cada una en su idioma y a la vez el conjunto en una especie de armonía.

Así ve este regalo quien aún declara profundas limitaciones para apreciar, más allá de su velamen de incertidumbre artística.

Como una posibilidad de penetrar en el recinto y salir listo para configurarnos la obra propia.

En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

December 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 


Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas