Twitterfacebook English

Maestri, el integro

Amado Roberto Lázaro Maestri Menéndez. Nació el 8 de diciembre de 1909 en Regla. Desde joven dedicó su vida al béisbol. Receptor en los torneos juveniles. Jugador en 1928 con el Cubanaleco, de la Liga Nacional Amateur, adscripta a la Unión Atlética de Amateurs de Cuba.

Temprano dejó de jugar, por una seria lesión en el brazo de tirar. Apartarse del béisbol no estuvo en sus planes.

Decidió su destino en el béisbol como árbitro. Sabía decisión. No se equivocó y llegó a la gloria. Cuando se hable de jueces íntegros, cabales  y respetuosos, hay que mencionar su nombre.

Estuvo detrás de home en la inauguración del Gran Stadium de La Habana, el 26 de octubre de 1946. Dieciséis años después, el destino quiso que volviera a ser protagonista. Con su actuación en el primer desafío, dejó inauguradas las Series Nacionales, en 1962.

Honesto. Firme en sus decisiones. Implacable contra lo mal hecho. Célebre por sus discusiones. Revolucionario que no permitía injusticias. Ese era Amado Roberto Lázaro Maestri. Por su recia personalidad, fue respetado dentro y fuera de Cuba. La historia recoge aquel memorable encuentro con Jorge Pasquel. El millonario mexicano que quiso emular con las Mayores. Era el responsable de la Liga Profesional Mexicana. Ofreció un buen contrato a Maestri y el capitalino aceptó. Poco después el magnate se equivocó. Un día bajó al terreno acompañado de los guardaespaldas para pedirle cuentas al árbitro por una decisión cerrada, que le perjudicó. Sucedió en 1947.

El escenario deportivo fue el desaparecido Delta Park, de la Ciudad de México. Sin pensarlo dos veces, Maestri lo expulsó del terreno. Movimientos recios del umpire indicaron la expulsión. La historia recoge las enérgicas palabras de Maestri.  “Señor Pasquel, usted manda en las altas esferas de esta pelota, pero en el terreno mando yo. Ahora mismo, usted y quienes le acompañan vuelven a los palcos, o doy por terminado el desafío” Eso es valor, respeto a la profesión, dignidad sin límites a un oficio.

El 26 de noviembre de 1952, un hecho lo marcó para siempre. Estadio del Cerro de La Habana. Se jugaba la Liga Profesional Cubana. Un grupo de revolucionarios, encabezados por José Antonio Echeverría, se lanzó a la grama del estadio en protesta contra la tiranía de Batista .
El propósito era convocar al pueblo para el día siguiente, a un acto de condena en la escalinata de la Universidad de La Habana. Los esbirros corrieron para aplacar la acción a golpes. Maestri se opuso y la asumió como suya. Era un corajudo. En el diamante, él mandaba. Los asesinos se llevaron a los jóvenes, pero respetaron al incorruptible juez.

Así era Maestri. Un fuerte ataque de asma, le negó la existencia El 25 de septiembre de 1963. Hoy queda en el recuerdo como uno de los grandes del arbitraje en Cuba. Amado Roberto Lázaro Maestri Menéndez, icono del arbitraje. Ejemplo de integridad.

En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

February 2020
Mo Tu We Th Fr Sa Su
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 1

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas