Sin tregua en la prevención.

Etapa Post Covid-19

Llegó la fase 2 de la etapa Post Covid-19 al municipio de Guanajay y con ella la flexibilización de algunas restricciones dictadas en la prevención de la pandemia y las comunidades rurales no escapan a esta realidad.

Así encontramos coordinadores de zonas cederistas, federadas y cuadros de las organizaciones políticas y de masas que aún acompañan al personal de la salud en la pesquisa activa y la labor profiláctica y preventiva en estas zonas de la geografía guanajayense.

Cada encuentro supone más que tomar signos vitales o encuestar sobre la presencia de síntomas de infección respiratoria aguda, un diálogo donde los vecinos asumen la importancia de mantener las medidas sanitarias indicadas.

Hasta estos asentamientos poblacionales llega el transporte tras tres meses de suspensión pero con el debido control. Las autoridades sugieren la necesidad de restringir los viajes en dependencia de los intereses más acuciantes de los núcleos familiares pues las capacidades de los medios de transporte se reducen a la totalidad de los asientos y ahora en la fase 2 al 70% de los viajeros de pie. En estas condiciones persiste el uso del nasobuco, el distanciamiento para abordar el ómnibus y por supuesto la desinfección de las manos.

Durante la pandemia los asentamientos poblacionales guanajayenses recibieron una atención diferenciada. Hoy se mantiene esa ayuda en dependencia de las disponibilidades del comercio y la agricultura.

Lo más importante de esta segunda fase ya sea en los asentamientos poblacionales o en el centro urbano es el control, el orden, la disciplina y eso implica la responsabilidad social con la que el pueblo asuma que el regreso a la normalidad tiene que ser escalonado. Usted como responsable de su salud tiene un rol fundamental y más aún cuando la mayoría de los últimos casos positivos a la covid-19 permanecían asintomáticos. El riesgo está aún latente por lo que hay que cuidarse y cuidar a nuestros seres queridos.