Fidel y la Radio Cubana.

Crónica Fidel y la Radio Cubana.

La radio  siempre fue peregrina. Desde su nacimiento en el que Luis Casas Romero hizo oficio de partos y sus gemidos se escucharon a corta distancia. La onda radial tuvo ese aire de andarina por los lugares más recónditos, ese compromiso de la compañía en las causas nobles, esa vocación para el abrazo.  

Por eso fue también rebelde. El pesebre gigante de la Sierra Maestra acunó su señal cuando al Ché y a Fidel se les antojó acertada para la convocatoria y la verdad necesarias. Ya antes el barbudo la había cabalgado en sus años de estudiante para contar ideas de un mundo mejor. Ya la escuchaba en un Chivás denunciador de males y fundador de partidos.

Pero aquella de la Sierra fue para el Comandante la radio modelo, la que quería multiplicada en muchas radios que fueran una sola. La que pusiera al pueblo el rostro verdadero del pueblo, sin promociones de una vida ajena, en el mismo idioma de los hombres y mujeres de camisa sudada. Esa era la radio de Fidel.

Fue la señal rebelde el paradigma de su red de señales. En ella puso las semillas de la convocatoria a la huelga y le nació un mar de puños en la calle, una protesta colectiva y un tirano huyendo de su madriguera hacia el norte que lo acogió servil a pesar del fracaso. Fidel habló después. Habló en la radio. Estuvo en esa y otras. Declaró y dijo. Señaló y puso sobre las íes el socialismo para que los cubanos tuviéramos derecho a una radio también cubana y a decir en ella esta felicidad que ya no asombra por cotidiana.

Fidel que estuvo en los congresos, que saludó a realizadores y que dijo sentirse agradecido de su radio. Fidel que comprobó que  aquella de la Sierra se daba bien en el llano por el abono de entusiastas que llenaron la isla de señales. Fidel sabiendo que no iba a quedar detrás ni por el cine, ni por el teatro, ni por la televisión.

Es mi opinión que quizás por eso es tan grande la Radio, porque insumisa y festiva, informadora y musical, sabia e interactiva, la nuestra, la radio cubana lleva también en sus adentros, como escondida para que nadie la mancille, un poco de la gloria de ese otro padre bueno que impulsó sus destinos, un poco de la grandeza de Fidel.  

Siempre tu mejor compañía.
osé Luis Guía       
             
Artemisa, Cuba.- Hoy, 22 de agosto, es un día especial para quienes hacemos del sonido la mejor imagen, pues se celebra en el mundo, y en Cuba, el Día Mundial de la Radio.

Nuestro país fue una de las primerasnaciones en América Latina en desarrollar ese medio de comunicación, al igual que la televisión. Ella nació desde 1922 y en la isla caribeña fue montada la primera estación.

El parto de esa niña traviesa, sincera, leal, ocurrente y con voz que enamora, ocurrió en La Habana con la apertura de la emisora 2-LC. Surge así la primera emisora que transmitió en Cuba gracias a la idea del músico y combatiente de la guerra de independencia, Luis Casas Romero.

Luego nacieron otras plantas hasta contar con más  de 90 ya en el país, un medio que tiene la bondad de llagar a los lugares más recónditos de nuestra geografía y mucho más barato que la televivión.

La radio es nuestra mejor compañía, podemos escucharla lo mismo en la guagua que en medio de las serranías cubanas. Tiene el encanto de incitar a la imaginación y siempre lo dice primero.

Fue el Che quien en pleno corazón de la Sierra Maestra funda la emisora de la Revolución, Radio Rebelde, voz que hasta hoy lleva a la verdad del país a todos los rincones de la isla y también más allá, porque la radio es y será, no lo dudes tu mejor compañía y Radio Artemisa en un ejemplo de ello.