Twitterfacebook English

Mi frente de combate

Hoy me levanté temprano como lo hago diariamente, me preparé y salí a trabajar en busca de la noticia para mantener informado a nuestro pueblo; casi un kilómetro tengo que caminar desde mi casa hasta la parada del ómnibus, o lo que aparezca, para trasladarme hacia Caimito.

De manera normal, desde hace muchos años, durante esa trayectoria saludo con abrazos, estrechones de manos y besos a cuantas hombres, mujeres y niños se interponen a mi paso; eso es algo cotidiano que realizo por costumbre y educación, y que ahora no puedo hacer.

Pero... hoy es un día diferente, no se escucha música en ningún hogar, se siente silencio en mi barrio, todos atentos a las informaciones, solo me encuentro a tres personas en el camino, el saludo no es con el habitual apretón de manos, ahora es codo con codo, uno de ellos usa nasobuco y me dice: ¿Viste la Mesa Redonda? ¿Escuchaste lo que dijeron en Radio Artemisa?, aumentó el número de casos en Cuba.

Por un momento me entristezco pero después me pongo contento, veo que mis vecinos están recogidos en sus casas, cumplen las orientaciones de nuestras autoridades, evitan el contacto social, mantienen la separación entre ciudadanos.

Me doy cuenta que las gentes de mi terruño se han venido informando sobre el nuevo coronavirus a través de nuestros medios de comunicación, las charlas en las escuelas y las audiencias sanitarias en los barrios.

Aunque aumenta mi asombro también se incrementa mi felicidad, ya mis vecinos van comprendiendo que la COVID-19  nos puede llevar a la muerte si no cumplimos con lo indicado, ya casi todos les echan solución de hipoclorito de sodio al 1% al agua antes de beber.

Según me cuentan, en estos últimos días en casi todos los hogares han venido utilizando el cloro que se expende en las tiendas para higienizar las manos, mesas, escaleras, cubiertos y todo cuanto sea posible con tal de desinfectarlos, y hasta hay costureras que confeccionan nasobucos de forma gratuita como gesto de humanidad.

Ya mis vecinos aprecian el riesgo que tenemos de contagiarnos con esa pandemia que está acabando con el mundo si no somos capaces de cumplir las medidas de disciplina e higiénico sanitarias orientadas por nuestros principales dirigentes.

... y mientras ellos leen un periódico, escuchan la radio o se informan con la televisión y se mantienen guardados en sus casas seguros por la obra de esta gran Revolución, yo sigo haciendo mi labor diaria, buscar la noticia, trabajar para todos, y reflexiono sobre la importancia de mi trabajo.

No tuve un Moncada, no estuve en la Sierra Maestra, tampoco en Girón, no fui a Angola a luchar por la liberación de ese hermano pueblo, no he sido corresponsal de prensa en ningún otro país, pero me doy cuenta de que lo que hago puede evitar la muerte de mis vecinos, amigos y familiares, porque este hoy es: mi frente de combate.



En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

En vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

May 2020
Mo Tu We Th Fr Sa Su
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas