Twitterfacebook English

Adiós, Leal.

¿Cómo decirle adiós al novio de la Habana? ¿De qué manera despedirlo, si ya se había marchado un poco cuando la ceiba no reconoció sus pasos en noviembre? ¿Si no alumbraron su rostro los fuegos de artificio de la noche de gala, que era también el homenaje al rastro de sus días? Eusebio se nos fue  aún haciéndonos falta. Condenó a la giralda a una espera, quizás más dolorosa, por el regreso improbable. Nos escondió sus manos de amurallar el patrimonio, su voz grave, su palabra de columnas y cruces, idónea para el descubrimiento en cada esquina de su ciudad santuario.

Va a ser difícil no encontrarlo en el discurso de sus pupilos. Recuperando  maravillas para el disfrute colectivo. Apuntando el detalle como perito de una memoria de banquete cultural, donde anfitrión acostumbrado, sentiremos la falta del uniforme gris  resaltado por su elocuencia como abalorio único. Los adoquines evocarán el ritmo de su Andar la Habana. Una Habana oficina, donde los muertos y los vivos encontraron espacio en el respeto que Eusebio orfebre  colocó, con manos virtuosas de pueblo y academia.

Hombre de distinciones y medallas, reconocido de reyes y de sabios en el pesebre de su amada San Cristóbal, no hubo en su pecho condición más grande que el gentilicio de sus vecinos. Partió su pan con la esperanza. Escanció el vino de su sangre en la piedra útil y el decir de la vitrina. Nadie con más coherencia en su apellido. Porque la lealtad lo halló propicio para asentar su vuelo y el magisterio de su ejemplo proyectó esa virtud como un rey Midas al tacto de su villa desposada.

Amigo de Fidel. Como él serás eterno. Caballero de la Habana que supo domar los leones del Prado y la desidia. Embajador de la belleza con la mejilla dispuesta al tiempo, que esta vez venció tu armadura quijotesca de constructor. Te despidió con el tañer del bronce bajo la cruz que fue tu guía. Antes de irte detuviste tu paso, inclinaste la frente ante tu pueblo y  dejaste en herencia una Habana majestuosa. Una ciudad que es tu legado y no te olvidará en su misión gigante de proseguir sin ti.

 

En vivo

COVID-19 CubaDatos sobre la COVID-19 en ArtemisaEn vivo

El tiempo en Artemisa

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas