Twitterfacebook English

Artemisa, el Jardín de Cuba

Artemisa es una ciudad que el tiempo ha marcado con las huellas de la leyenda, el romance y la hazaña. La memoria popular evoca aún la historia de amor pocas veces igualada que guardan las ruinas del cafetal Angerona y está perennemente vivo aquí el orgullo de ser la comarca que más hijos aportó al asalto al cuartel Moncada, acción heroica que marcó el inicio de la Revolución encabezada por Fidel Castro.

En el señorío de Angerona tomó fuerza de delirio a comienzos del siglo XIX el romance que había nacido de un encuentro fortuito en las calles de La Habana entre el rubio y apuesto alemán Cornelio Souchay y la bella morena Úrsula Lambert, venida de Haití envuelta en los vientos de la aventura. Fue a la vez este lugar símbolo de la pujanza y el espíritu emprendedor de la pareja que ante los tabúes de la época guardó su amor prohibido en secreto.

Construido con un orden casi perfecto, el viejo cafetal insertado en el jardín agrario de la Artemisa colonial llegó a ser uno de los más famosos que existíeron en Cuba, y dispuso en su época de esplendor de un complejo de instalaciones que no poseyó ninguna hacienda semejante.

Hoy la escultura en mármol de la diosa del silencio y la fertilidad, que da nombre al célebre feudo, los restos de la casa vivienda, circundada de grandes algibes que recogían el agua por gravedad para hacer posible el riego de los cafetos; el misterio de los subterráneos, destinados a hospital de esclavos, y la torre de vigilancia, conforman una escena que convida a la búsqueda y el estudio de rastros de leyendas entre la frescura del monte y el olor a musgo y miel reciente.

A escasos kilómetros del cafetal, en la convergencia de las dos grandes avenidas que circundan la vieja ciudad, amurallada de una flora de rara policromía, se yergue el mausoleo que guarda el martirologio de los valientes jóvenes que acompañaron a Fidel en la primera acción militar de la Revolución.

Grandes murales de cerámica describen la historia de las luchas libertarias en Cuba. sobre los nichos los rostros de los Héroes, bañados de luz y en contacto con los árboles del gran parque. El mausoleo muestra en su exterior un gran cubo donde trasparenta el vitral con la foto de la victoria, cuando en enero del `59 Fidel y Raúl alzan sus fusiles libertarios.Imponente, entre el verde de la vegetación y en contacto con los ruidos de las calles pobladas de transeúntes, el panteón, de singular y atrevida sencillez, simboliza la continuidad de la vida entregada desinteresadamente por el bienestar del pueblo.

Una larga tradición cultural, con profundo arraigo de la música campesina, la rumba y los bailes yorubas y congos.En la casa de Jacomina, madrina de santeros, en el barrio Pueblo Nuevo, existe uno de los lugares donde en Cuba más se ha preservado la tradición afro-yoruba-lucumí en forma pura.

Hacia el nordeste del municipio se proteje parte de un ecosistema incluido en la reserva de la biosfera Sierra del Rosario, extendida desde este punto y hacia la vecina provincia de Pinar del Río. Con una notable riqueza agraria, los suelos ferralíticos rojos de esta región son de los más fértiles del país y acogen plantaciones de plátano, frutos menores, tabaco y caña de azúcar.

Por los atributos de su naturaleza, que invade también el habitat urbano, Artemisa ha sido denominada desde hace más de un siglo, El Jardín de Cuba.

En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

December 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 


Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas