Twitterfacebook English

¡Le zumba el merequetén!

Transitan con prisa las últimas horas de la madrugada. Como es habitual alisto mis atuendos para salir de casa. No es un día cualquiera. ¿Estoy preparado para asumirlo? Pregunté en silencio. Lo hice porque conozco lo que me podía deparar el resto de la  jornada. Algo cotidiano y que se llama transporte

Con paso lento, pero convencido en el mejoramiento humano, tomé camino de la parada rumbo a la capital provincial. ¿Destino? La Emisora Radio Artemisa.

Allí esperan la computadora, los micrófonos y la redacción deportiva. También el comentario que pueda surgir de la cotidianidad. Comienzan los tropiezos. El transporte difícil, las guaguas que no pasan a la hora y los carros con el precio elevado para mi bolsillo, presagiaban un viaje nefasto.

La esperanza es lo último que se abandona. ¿Llegare? Sí, creo que sí.  Por fin, una camioneta. Nadie la esperaba. Estaba fuera de hora. La gente alocada. El tumulto por subir de primeros en el transporte. La cortesía a bolina. Hombres y mujeres convertidos en minutos en una masa compacta decidida a encontrar el espacio cómodo para el viaje.

Esperé sin prisa y subí con cuidado a la camioneta. Ni embarazadas, ni mujeres con niños en brazos ni impedidos físicos. No había definición. ¿Qué si pude sentarme? ¡Imposible!. Estoicamente soporté de pie pensando llegar sin problemas hasta Artemisa. Cuando más contento estaba, lo inesperado. Rotura y a coger botellas.

Saqué la mano una, dos, tres veces… ¡Nadie paraba! Por fin, otra vez por fin… Una máquina detuvo la marcha unos metros después de mí y con esfuerzo llegué a ella. ¿Chofer hasta Artemisa? ¡Monta que te quedas! Respuesta cubanísima y criolla. Entonces se hizo mejor la travesía. Aunque dolió el bolsillo. Ese del cubano de a pie. Del trabajador simple que depende de su salario.

Era lunes y comienzo de semana. Un día para olvidar y escribir. ¿Por qué suceden estas cosas? ¿Cuáles son las causas? La respuesta es clara. Sube el precio del combustible. Reducen viajes a las llamadas “aspirinas” de la Cooperativa de trasporte y  también se detrimento la conciencia de casi todos. Eso fue solo la odisea de un día. No estoy ajeno a los esfuerzos del Estado cubano por mejorar el trasporte público. Por esta vez fue un día para no olvidar y repetir como el humorista Ulises Toirac ¡Le zumba el merequetén!

En vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

August 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 

 

Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel