Twitterfacebook English

Cultura, Pueblo y Revolución

Cuando hablamos de cultura pensamos al instante, por solo referirnos a Artemisa, en personalidades como Enrique Jorrín, Polo Montañez, Rafael López, Pancho Amat, Silvio Rodríguez, María Teresa VeraLuis Marquetti o José Dolores Quiñones, todos compositores relevantes hijos de esta provincia, ellos por solo mencionar algunos baluartes de nuestra cultura.

Y refiero esto pues muchos quizás no vean la cultura más allá del talento de escritores, músicos, pintores, actores y demás amantes del arte en general.

Resulta que la Revolución misma es el mayor y más trascendente hecho cultural de Cuba. Ella hizo retroceder los límites de lo posible y desató las ideas, los sentimientos y las potencialidades humanas.

Los hechos de la Revolución fueron el medio fundamental para el proceso de la cultura cubana desde 1959 hasta hoy y es que alcanzó niveles muy altos de desarrollo, algunos comparables a los más altos del mundo, como lo es el caso de Francisco Amat considerado el mejor trecero del orbe.

La cultura es tan valiosa porque, al mismo tiempo que satisface y eleva al ser humano, es un puente imprescindible entre la justicia social como prioridad de la libertad y el florecimiento de todas las capacidades humanas.

Es curioso que José Martí insertara reflexiones como: Ser culto es el único modo de ser libre. Bastaría quizás con esta breve cita, para reflexionar sobre el asunto a quienes tienen la experiencia directa del trabajo cultural en estos 60 años y para dar respuesta acerca de lo logrado y lo que falta por lograr, sin eludir los errores a rectificar.

La cultura cubana es pródiga en personalidades en todos los géneros culturales y ha dado al mundo tanto manifestaciones musicales como el son, precursor de la salsa y el chachachá, como literatos y poetas de la talla de José María Heredia, José Martí, Dulce María Loynaz, Alejo Carpentier, Nicolás Guillén o Eliseo Diego, o pintores de fama internacional reconocida como Wilfredo Lam, René Portocarrero o Tomás Valdés, o exponentes de la danza como  Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba. La música es con casi toda seguridad la manifestación artística cubana más difundida en el mundo.

Cuba es su gente, sus tradiciones, su cultura porque de ese ajiaco al que pertenecemos como nos calificara el etnólogo Fernando Ortiz, está recogido nuestras creencias y religiones como resultado de grandes mezclas, unas más arraigadas en el tiempo que otras pero que determinan la cubanía de este pueblo.

Parte de la autenticidad de una nación está en la cultura que atesora. Cuba es un digno ejemplo de la variedad de esencias, tradiciones y creencias que conformaron lo que hoy tenemos, y que con orgullo matizó la sonoridad, bailes, ritmos y colorido de esta isla compuesta por la sangre de los aborígenes, negros africanos, europeos, chinos y otras etnias; hasta conformar el típico criollo cubano.

Y es que esa divergencia ha sido plasmada en el pueblo que a través de la cultura y con ella ha sabido defender la Revolución, sus raíces, sus principios y su Libertad.


En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

December 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 


Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel