Twitterfacebook English

Hablar de conciencia

Hablar de la transportación de pasajeros es caminar por el filo de una navaja en estos días. No hay cambios en el panorama nacional y  Artemisa no es ajena a esta realidad del país. El desabastecimiento del combustible sigue compulsando a las empresas al extremo de su eficiencia y a colocar el recurso donde más rinda, siempre colocando las necesidades priorizadas del pueblo en primer lugar y afectando incluso las producciones antes de  llegar a los apagones.

La Empresa Provincia de Transporte Artemisa hace sus esfuerzos y en el día a día se decide dónde, quién y cómo. No está la administración a salvo de las críticas de algunos que pierden las perspectivas y van hacia el efecto sin detenerse en las causas. Incluso los menos  se prestan al juego de  los responsables del desabastecimiento y hay que salirles al paso porque los cubanos no tenemos un pelo de tontos.   

Pero aún podría ser mejor la transportación de pasajeros en Artemisa. Aún existe una reserva en el mandato que dio el Presidente de la República de la solidaridad. No es suficiente el excelente artículo reflexivo que publicó el semanario provincial El artemiseño. No bastan las indicaciones de algunos jefes, no todos, de detenerse en las paradas y recoger a los que viajan.

Soy testigo de que existen quienes se ponen la mano en el corazón y se detienen a hacer la diferencia. Soy testigo de las aspirinas de las cooperativas del transporte que se detienen en la parada y de aquellas que no lo hacen porque tienen un contrato  con la empresa tal o más cual y parece que en el documento firmaron que no podían recoger hasta la próxima parada o al próximo pueblo a nadie que no fuera de la entidad que las contrató y que lo óptimo para esos casos es viajar con los asientos vacíos.

Dicho en otras palabras no ingresar un peso y no resolver un problema de la población.

Siempre está la posibilidad de la denuncia. Yo no la comparto. Colocar a las personas en las redes o decirlo en sus empresas y entidades es un mecanismo de coerción y esto debería ser un asunto de convicción. De conciencia.

Lo cierto es que las palabras del Presidente no encontraron la receptividad necesaria, el fijador que hace falta en la mente de quienes las escucharon, ni de sus jefes, y hay quien pasa por la parada sin saber que pasó mientras algunos nos desgastamos para llegar al trabajo o la casa y otros se limitan en criticar al estado sin detenerse a pesar en que  hay recorridos de ómnibus que equivalen a un día de zafra.  

Es lamentable, pero hay quienes le hacen el juego al enemigo con esas conductas. Los que critican  sin analizar y los que no paran en las paradas, ambos son responsables de su manera de actuar y ambos afectan al país de una manera diferente.

Asumir el vehículo asignado como propio es una actitud sicológicamente natural, pero es bueno refrescar que esos recursos se administran a nombre del pueblo. Se me ocurre que se debería formular un mecanismo que castigara a los indolentes. Reformular el código de vialidad, pautar el asunto en blanco y negro y luego no permitir que la disposición se duerma en la gaveta de un buró.   

Soy testigo de dirigentes provinciales que han dado el ejemplo por estos días trasladándose en las llamadas botellas. Es incierto el futuro porque nuestro enemigo carece de ética. Aplica medidas a diestra y siniestra para intentar el absurdo de estrangularnos. Mientras eso suceda nos toca el ahorro, la energía alternativa, la eficiencia en el uso de los portadores. Mientras eso suceda me pedirán un comentario sobre transportación de pasajeros y yo me sentaré a escribir sobre vergüenza, actitud revolucionaria y compromiso social.

En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

En vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

April 2020
Mo Tu We Th Fr Sa Su
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Frank Fernández Y Fidel Castro
 


Tomas Valido y Fidel

 

 

 

Archivos de Audios

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel