Twitterfacebook English

Mingo: Un barbero de 90 años

Mingo: Un barbero de 90 años

Es cierto que hace años me rebaja o empareja el poco cabello, que me queda en algunas partes de la cabeza. Sus sesiones de atención a los clientes las ameniza con casi toda la programación de la emisora provincial Radio Artemisa o de lo contrario con Radio Reloj y su interminable tic-tac, que le avisa cuando tiene que ingerir un medicamento.

Durante su trabajo prácticamente no habla, tal vez dice algo al concluir la faena. Pero la última vez que me senté en su sillón, al terminar, dispuesto a despedirme me sorprendió, con lo que para mí fue una  noticia, cuando expresó:
-¿Ud sabe cuántos años cumplo el día 12 de mayo?
-No soy adivino, le respondí, creo que unos 40,50, tal vez 72-73 -Te equivocaste, me dijo. Con tremendo entusiasmo y  una acción digna de un programa de promoción de la televisión ripostó:
-¡Cumplo noventa, noventa…!
No tuve que expresar ninguna frase hecha como cumplido, para quedar bien, porque realmente, Domingo Nicolás García Chil, o Mingo, como todos lo conocen, no aparenta para nada tener esa edad.

Entonces la conversación se prolongó y Juanita, su esposa se incorporó. Hablamos de tantos temas, que tuve el temor de que me creciera el pelo de nuevo. Sin embargo, el diálogo cordial y familiar propició un reconocimiento a la labor y la trayectoria que impone la vida a los seres humanos, que deciden  transitarla con transparencia, honestidad y  honradez, como Mingo ha tratado de vivirla.

-No fue fácil llegar a esta edad-contó- nací en el campo en una época en que el abandono, el hambre y la insalubridad campeaban por su respeto…
Y continuó: ‘En el pedazo de tierra que tenían mis padres, en una zona rural llamada Chacón, aquí en Guanajay, donde nací, hice de todo: pastoreé vacas, las ordeñé, en una yegüita que tenía traía la leche al pueblo y la vendía a tres centavos el litro.
En aquel lugar y en Mendive, pequeña comunidad cercana pude estudiar algo, con el maestro Alberto Peñarredonda, que era como parte de la familia. Muy bueno, quien no aprendiera con él, no aprendía. Sus métodos para enseñar eran didácticos y  prácticos cercanos a la realidad  en que  se vivía…

¿Cuándo decide convertirse en barbero?

-¡Uuuuhhh, desde aquellos tiempos! La vida era muy dura, el hambre era mucha. Cuando terminaba las tareas habituales que tenía en la finquita, me echaba un peine y una tijera en el bolsillo y recorría todas las zonas de los alrededores, casa por casa para ofrecer mis servicios a los que necesitaban cortarse el pelo. Así empecé, hasta hoy, aunque ahora no lo hago montado a caballo ni a pie. Tengo un sillón en mi casa. En 1956 fui a trabajar para la barbería que tenía Ramon Reyes, en La Boca, en el municipio del  Mariel, era un revolucionario cabal que pertenecía al Movimiento 26 de Julio, a quien la Guardia Rural, lo había amenazado de muerte y tuvo que abandonarla para protegerse. Allí estuve hasta que triunfó la Revolución, volví para Guanajay y seguí pelando. En aquella época existían varios salones con muy buenos barberos y con tremenda calidad. Aquí comencé con Francisco Rodríguez, que le decían el Bolo

¡Noventa años pelando!

Casi. No he dejado este oficio, aunque lo he alternado con otras ocupaciones, fundamentalmente después del triunfo de la Revolución. Cuando hizo falta fui miliciano, juez lego… y en días de descanso y ratos libres he continuado  prestando mis servicios a los vecinos y clientes, que todavía tengo unos cuantos…

¿Qué los motiva a cambiar el lugar donde residían y acercarse al pueblo?

La necesidad. En el año 1953, cuando Fidel asalta al Moncada, la cosa se puso fea y tuvimos que vender el pedazo de tierra que teníamos para tratar de buscar algunas mejoras. Construímos una casita de madera y guano en la carretera central muy cerca de Los Cuatro Caminos, donde ahora hay mucha animación, casas con tremendas condiciones, cafeterías, áreas de cultivos, bodegas, cooperativas y la fábrica de ómnibus ‘Evelio Prieto’…cuando aquello allí no había nada comparable, como te dije al principio: hambre, miseria, olvido…

Entonces, ¿cómo se acomodaron a las nuevas condiciones?

-Imagínese. En aquella época no es como ahora. Las familias eran numerosas. Nosotros éramos nueve hermanos, cinco varones y cuatro hembras. De ellos yo soy de los más pequeños, el antepenúltimo. Pero mi padre Luis García y mi madre Carmen Chil, se preocupaban de manera especial por nuestra crianza y educación. Él era de poca estatura, como yo, pero en honor a la verdad, era un ‘’ardilla,’’para moverse y resolver los problemas que había que enfrentar para mantener una familia en las condiciones en que se vivía en este país.

Y después de 1959, ¿qué pasó?

  -¿Qué pasó? Que la vida cambió por completo para todos, cómo si hubiéramos comenzado a vivir de nuevo. A todos se nos ofrecieron oportunidades para trabajar, estudiar y superarnos, formar nuestras familias y vivir decentemente sin ningún tipo de discriminación y diferencias sociales, gracias a la Revolución y a los miles de cubanos que lucharon por lograr la plena independencia y libertad de  nuestro país.
Después de haber vivido de manera intensa tantos años, en los que ha acumulando  experiencia y conocimientos ¿tiene algun mensaje que trasmitir?

-¡Cómo no! En especial a los jóvenes que son los llamados a defender lo que tenemos, a los logros y posibilidades reales que nos ha dado la Revolución, de tener una vida digna con los fundamentales derechos humanos respetados. Antes eso no era así, lo digo porque lo viví…

Muy claro en sus conceptos, con los pies sobre la tierra Mingo concluyó:

-Con nuevas amenazas del gobierno norteamericano, del fascista Donald Trump y la pandilla que lo asesora, que pretende asfixiarnos económicamente, aplicando otra vez la Ley Helms Burton, para hacer sufrir a nuestro pueblo. Ahora, como en tiempos de los mambises, de la lucha clandestina, de los rebeldes en las montañas, de los milicianos, de las fuerzas armadas y del Ministerio del Interior, tenemos que estar vigilantes para enfrentar y derrotar las nuevas  agresiones del enemigo de siempre que no ha dejado de acecharnos.

En vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

July 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 

 

Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas