Twitterfacebook English

José Antonio Saco: El discípulo de Varela

José Antonio Saco: El discípulo de Varela

José Antonio Saco y López Cisneros nació en Bayamo el 7 de mayo de 1797. Fue el hijo primogénito de un matrimonio prestigioso de aquella ciudad. De pequeño quedó huérfano y su abuela  materna se encargó de su crianza. Pero aquella situación no duró mucho.

Por diversas razones el patrimonio familiar se afectó considerablemente y Saco tuvo que partir hacia  para Santiago de Cuba donde una tía   se encargó de su educación y su cuidado.  

En Santiago de Cuba, ingresó en el Colegio Seminario San Basilio en 1814. Allí cursó estudios de Filosofía y Derecho. Dos años más tarde se trasladó a la capital, donde inició la carrera de Filosofía en el Seminario de San Carlos, bajo la tutela del padre Félix Varela.

No se había graduado aún José Antonio y ya su mentor veía en él grandes dotes parta la enseñanza. Tal es así que le realizó la propuesta de que lo sustituyera como profesor  en el Seminario de San Carlos.  

Varela le tenía mucho afecto. En una de sus temporadas en los Estados Unidos fundaron juntos el periódico El Mensajero Semanal. Un periódico dedicado a temas económicos y políticos de Cuba e Hispanoamérica. En este órgano sostuvo una polémica fuerte con el español Ramón de la Sagra, por la crítica de éste a José María Heredia.

Los viajes de Saco por el mundo fueron muy numerosos. Pero, más que su estancia en diversas latitudes, lo que resalta de su vida son sus ideas.

José Antonio Saco fue uno de los fundadores de la Academia Cubana de Literatura, por cuya defensa fue deportado por el capitán general Miguel Tacón. A él se debió que por primera vez se adjudicara el calificativo de cubana a una institución nacional, al proponer que se le diera el nombre de Sección de Literatura Cubana, a la fundada en la Sociedad Económica de Amigos del País.

Pero a Tacón no fue al único al que le molestaron las ideas liberales de José Antonio Saco. Tocaba temas muy complicados: La abolición de la esclavitud, el reformismo liberal. Luego cuando apareció el anexionismo también lo combatió. Pero el pueblo lo quería. Fue elegido diputado a cortes, el equivalente a representante del pueblo ante España en tres ocasiones. Eso al gobierno no le convenía.

La obra de José Antonio Saco es muy vasta. Sobresalen Memoria sobre caminos de la isla de Cuba y  Memoria sobre la vagancia en la isla de Cuba, ambas premiadas por la Sociedad Económica de Amigos del País.

Según los historiadores la memoria sobre los caminos, de Saco,  contribuyó decisivamente a que se confeccionase el primer programa de obras viales de que se dispuso en Cuba.¡Así de valioso era el documento!

En1832 asumió la dirección del Colegio Buenavista  y de  la Revista Bimestre Cubana, órgano de la intelectualidad en aquella época. Colaboró con muchas publicaciones en Cuba y en el extranjero.

José Antonio Saco fue Socio Corresponsal del Liceo de Matanzas, Socio Honorario del Ateneo Democrático Cubano de Nueva York, y Miembro de Mérito de la Sociedad Económica de Amigos del País y de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana.

Su pensamiento era adelantado para la época.Abogó por la existencia de escuelas para los pobres en todos los rincones de Cuba. Demostró la relación entre la economía y la educación. Pensó en la necesidad de nuevas cátedras de agricultura, artes, oficios, comercio y lenguas modernas.

Sus sueños de adelantos económicos y culturales lo llevaron a luchar con tenacidad por las libertades públicas y la difusión de la enseñanza. En una ocasión el prestigioso historiador cubano Eduardo Torres Cuevas afirmó refiriéndose a él  "Sus ideas no trascienden en muchos aspectos su época. Pero no se puede estudiar su época sin sus ideas".

Otra publicación de este notable intelectual fue su Historia de la esclavitud desde los tiempos más remotos hasta nuestros días. También sus Papeles sobre Cuba, en los que refería diferentes temas relacionados con la isla.  

Las ideas antianexionistas de José Antonio Saco provocaron que aquella tendencia  perdiera prestigio. Pasó de ser una especie de moda a la aspiración de unos pocos. Otro dato interesante es que Saco estuvo en Artemisa, como huésped del prestigioso cafetal reconocido como el jardín de Cuba: Angerona.

La muerte de José Antonio Saco ocurrió en Barcelona, España, el 26 de septiembre de 1879. Pero aquel defensor del cubanía dejó claro en su testamento el envío a Cuba de sus restos mortales. Un año después llegaron a La Habana y fueron expuestos en la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales.

Hasta muerto le temieron. Su sepelio en el Cementerio de Colón transcurrió  bajo una severa represión del gobierno. Se impidió cualquier tipo de manifestación pública. Como si de esa forma se pudieran apagar sus ideales. Como si pudiera amordazarse la cubanía. Se dice que antes de mortir reunió a sus amigos cercanos y les pidió:
"El día que yo muera quiero que pongan en mi epitafio: Aquí yace José Antonio Saco, que no fue anexionista porque fue más cubano que todos los anexionistas".

En vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

June 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 

 

Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub mausoleo cubo sub


  cinco subbandera inglesa sub seg-salud

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel