Twitterfacebook English

Matamoros: El trío de Cuba

Matamoros: El trío de Cuba

El 8 de mayo de 1925  el cantante y guitarrista Miguel Matamoros se une a otros virtuosos de este instrumento, Rafael Cueto y a Siro Rodríguez, maracas y segunda voz. Funda así el Trío Matamoros. Una agrupación legendaria e imprescindible si pretende hablarse de historia de la música cubana.

Además de guitarrista, Miguel Matamoros fue compositor. Fue autodidacta, pero su  talento natural le permitió incursionar en casi todos los géneros y ritmos de la música popular cubana.

Muchos son los temas de Matamoros que trascendieron en el tiempo. Promesa, Dulce embeleso, Elíxir de la vida, El trío y el ciclón, La mujer de Antonio, Mamá son de la loma…Uno de ellos, el bolero Lagrimas negras tiene cientos de versiones en todo el mundo. Miguel la  compuso por una pena de amor en Santo Domingo, en el año 1930.

Existen varias versiones sobre el surgimiento de Lágrimas negras. Pero el mismo Miguel en una entrevista declaró que no tenía nada que ver con su vida personal: "Yo no la compuse por un asunto mío, no señor, sino por una vecina que siempre llegaba a la casa lamentándose de que el marido, sin razón, la había abandonado".

Matamoros no comenzó su carrera con el antológico trío. Durante su juventud  se desempeñó como chofer, carpintero, monaguillo, fabricante de losas y alfarero. Aprendió la guitarra de forma autodidacta y con los consejos de  Ramón Navarro, compañero de trabajo en el aserrío.

El  primer instrumento musical que señaló a Miguel como intérprete en actividades y serenatas, fue la armónica. Luego la corneta china, famosa en los carnavales. Su primera pieza musical la compuso con dieciséis años de edad.

Era un compositor de primera. No había género donde no brillara: Boleros, sones, pasodobles, habaneras, polcas… Se dice que el único género en el que no incursionó fue en guaguancó.

Matamoros aprendió de los grandes maestros de la trova tradicional cubana. José Pepe Sánchez, Sindo Garay, Alberto Villalón... Una constelación de estrellas.

Su primera presentación pública ocurrió en el Teatro Heredia de Santiago de Cuba, en 1912. La situación socioeconómica y política que existía en la isla lo obligó a trasladarse a la capital. Fundó el Trío Oriental, junto a Alfonso del Río, y Miguel Bisbé, que pronto fue sustituido por Rafael Cueto.
Fue el empresario norteamericano  Míster Terry, director artístico y representante en Cuba de la disquera Víctor, quien rebautizó al Trío con el nombre de Matamoros.  

Con la Víctor llevaron la música cubana a muchos países. La primera placa que salió al mercado contenía por una cara el son El que siembra su maíz  y por la otra el bolero Olvido, ambos números de la autoría de Miguel.

Miguel tenía ese sentido del humor criollo. Sabía cómo hablarle al pueblo. Narraba los hechos cotidianos. Utilizaba el argot popular. También tenía temas románticos como Reclamo místico y La única boca. Y  de contenido patriótico  como camarones y mamoncillos.

El Trío Matamoros realizó giras. Recorrió  en México, Estados Unidos, Venezuela, Puerto Rico, República Dominicana y Colombia.  El Trío  devino, cuarteto, septeto y conjunto. Entre sus actuaciones destaca su interpretación del Himno Nacional acompañado por la Banda de Santiago de Cuba, en la inauguración del Capitolio de La Habana.

Entre los nombres destacados en la nómina del conjunto destacan músicos de la talla de Beny Moré, Carlos Embale y Compay Segundo. En el repertorio figuraban piezas de Ñico Saquito, Félix B Caignet, y otros grandes autores.

Durante treinta y cinco años de actuaciones y trabajo creador, el Trío Matamoros mantuvo su estilo musical con la misma frescura y alegría del primer día. Sus melodías conmovieron al pueblo sencillo del cual salieron estos tres trovadores, logrando el reconocimiento, el respeto y la admiración de todo el mundo.

La música de Miguel la cantaron grandes figuras como José Feliciano, Pedro Vargas y  Sarita Montiel... Siempre estaban  en la televisión y en la Radio. Eran los niños lindos de la CMQ. Por la televisión anunciaron el retiro artístico de los Matamoros en mayo de 1960, durante la emisión del  programa Jueves de Partagás, del canal seis de la Televisión Nacional.

Miguel Matamoros falleció en el Hospital Militar de su natal Santiago de Cuba  el quince de Abril de 1971. Su sepelio constituyó una gran manifestación popular hasta el cementerio de Santa Ifigenia  donde hoy descansan los restos de este inolvidable trovador que nos dejó una herencia de cubanía a través de su música.




En vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

July 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 

 

Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel