Twitterfacebook English

Justo, el caballero de la décima y de la vida

Justo, el caballero de la décima y de la vida

Justo Pastor Vega Enríquez nació en San Antonio de Cabeza, en la provincia de Matanzas, el nueve de agosto de 1909. Su familia era humilde y tuvo que abrirse paso por la vida con mucho esfuerzo. Tal es así que con solo 15 años se trasladó a la Habana para trabajar como peón en obras públicas.  

Era un muchacho flaco y desencajado. Trabajó también en un almacén de madera, en una fábrica de hielo y en una cafetería. Parecía incansable pero siempre estaba dispuesto a sacar una improvisación de cualquier cosa.

Casi 20 años se mantuvo el artista en estas tareas pero nunca abandonó las improvisaciones y canturías que le alimentaban el alma. Durante ese tiempo participó en certámenes poéticos, se entrenó en las controversias y dirigió importantes programas de radio que lo reafirmaron como uno de los más populares y destacados decimistas del país.

Justo se integró  al cuarteto Trovadores cubanos. Con ese cuarteto Justo se inició en la radio. La agrupación la componían su hermano Bernardo, Pedro Guerra, Alejandro Agustín y él. Se dedicaron a dar conciertos en La Habana y en pueblos del interior haciéndole la competencia al conjunto de Patricio Lastra.

Tanto la hora radial como los conciertos se convirtieron en triunfos asombrosos. Esto hizo que Justo se decidiera a celebrar una concentración de repentistas en los Jardines de la Tropical. Hizo la solicitud pertinente y le fue denegada.

Aquel revés no minó la tenacidad y el empuje de Justo. Otro de sus talentos fue la publicidad. Alquiló una hora en la estación de radio CMQ de García Serra. Para pagarla buscó anuncios en casas comerciales con lo que cubrió sin dificultades el alquiler.  En 1939 entró a dirigir la publicidad de la firma de cigarros Partagás, donde permaneció 14 años. Entre sus muchas ideas sobresalió la Casita de Partagás. Era una casita que, sobre un vehículo y llena de serpentinas, iba de pueblo en pueblo seguida de muchedumbre y admiración y sonando con los altavoces.

En la COCO  Vega introdujo también el correo del amor, en el que mediante correspondencia dirigida a la emisora podían los jóvenes cartearse y conocerse personalmente, fue motivo de muchos y felices matrimonios.

La implantación de agencias de publicidad técnicamente dirigidas hizo que el dueño de cigarro Partagás optara por este sistema científico y decidiera poner fin a la propaganda y a los demás decimistas que colaboraban con Justo. La firma lo colocó de carrero en su fábrica. Allí estuvo 6 años.

Con el triunfo revolucionario Justo se integró a las tareas políticas con  su programa Patria Guajira, una verdadera trinchera de verdad. Se cantaban los triunfos y logros de nuestros campesinos y obreros, se combatían las acciones de los apátridas, se leían décimas de fuego contra el imperialismo.

En 1960 Justo Vega organizó un batallón de trabajo voluntario que se desempeñó en el corte de caña y realizó distintos trabajos agrícolas. Disuelto este batallón Justo continuó haciendo labores voluntarias como artista y como obrero. Su labor se hizo más necesaria con la creación del Instituto Cubano de Radio y Televisión y pasó definitivamente para el Consejo Nacional de Cultura.

Ya en esta fecha cantaba a dúo con su inseparable compañero Adolfo Alfonso. Su trabajo se hizo más intenso. Se presentaban  en programas de la radio y la televisión, actuaban en importantes actividades, visitaron varios países latinoamericanos, donde cosecharon grandes triunfos.  

A la par desarrolló una vida muy activa en  los Comités de Defensa de la Revolución. No sol fue fundador de esta organización de masas sino que fue presidente del suyo hasta el último día de su vida.

Justo recibió numerosas condecoraciones y distinciones. Vanguardia de las FAR, dos premios Girasol de la revista Opina por la Popularidad, dos reglas de Oro de reconocimiento, la medalla del Che por el 16  Aniversario de la Revolución cubana, la medalla 28 de septiembre  y otra por la Cultura Nacional. También fue fundador y figura principal del programa de la Televisión Cubana, Palmas y Cañas.

Justo Vega falleció en La Habana, a los 83 años de edad, el 13 de enero de 1993. Muy cerca de su casa se construyó un parque que lleva el nombre de quien supo cantarle con singular belleza al amor, a la naturaleza y a su Patria.  El caballero de la décima cubana.

En vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

September 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 

 

Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel