Twitterfacebook English

La muralla de la Habana y sus azares

La muralla de la Habana y sus azares

Artemisa, Cuba.-  Muchos cubanos disfrutamos al visitar la capital, de los vestigios que quedan de la majestuosa Muralla de la Habana. Otros pasamos de largo sin apenas detenernos a contemplar las ruinas de la construcción defensiva. Lo cierto es que la muralla guarda una interesante historia que se remonta a la época de corsarios y piratas.

Se cuenta que el Rey de España estaba muy preocupado por el asunto del saqueo de sus colonias por los corsarios y piratas que azotaban la región del Caribe.  Luego de los sucesos de Jacques de Sores,  San Cristóbal de la Habana estaba protegida por tres fortalezas. El castillo de Los Tres Reyes del Morro, San Salvador de la Punta y San Carlos de la Cabaña. No satisfecho con aquellas medidas de seguridad, Su Majestad mandó a construir una muralla que garantizara la tranquilidad del comercio en estas tierras alejadas de Dios.

No fue hasta principios del siglo XVII  que, bajo el gobierno de Francisco Rodríguez Ledesma, Capitán General de la Isla de Cuba, se comenzaron los trabajos en la construcción de la muralla. Se estimó que el amurallamiento podía costar un monto de 207 375 ducados y tardaría un plazo de 3 años.

En principio la muralla iba a extenderse desde el barrio de Campeche hasta La Punta, con 4 pies de ancho y 8 de altura, más 3 pies adicionales que se obtendrían por medio de grandes ladrillos, pero nada de esto se llevó a cabo al interponerse numerosos trámites burocráticos y la falta de fondos con que se justificaba España.

En la isla se presentaron varias propuestas. Una de ellas fue realizar la construcción de madera. La idea no prosperó porque sería muy fácil evadir la muralla prendiéndole fuego. Otra de las propuestas fue rodear a la villa con fosos de agua como se hacía en los castillos medievales. La idea se sometió discusión por las autoridades y también se consideró poco práctica pues devendrían problemas con la insalubridad que rodearía la urbe.

La muralla se comenzó a construir el 3 de enero de 1671 y se terminó casi un siglo más tarde; dándose por terminada la sección que daba a tierra pero sin completar la parte que daba a la bahía hasta 137 años después de que naciera la idea. Su costo fue de 3 millones  de pesos.

Se trataba de una muralla de cantería que iba desde La Punta hasta el Arsenal, con baluartes, garitas y puertas con puentes levadizos, al principio 2 y luego hasta 9. Tenía como promedio un metro cuarenta centímetros de espesor y 10 de altura. Contaba además con una dotación de 3 400 hombres y un armamento de 180 piezas de artillería.

El crecimiento demográfico de la Habana fue vertiginoso. Llegó a tener 5000 habitantes a finales del siglo. La vida intramuros se volvió  complicada y ruidosa. Por aquella época  hacia adentro de la muralla residían los peninsulares adinerados y fuera de ella el vulgo. El crecimiento de la población y el desarrollo industrial obligó al entonces Capitán General de Cuba, Miguel Tacón, a aprobar la urbanización de nuevos terrenos en extramuros. Nuevos barrios comenzaron a crecer  en torno al Paseo del Prado, el Parque de la Fraternidad y el Parque Central.

Los que vivían fuera del muro, pasaban de un lado a otro cuando se abrían las puertas, lo que anunciaba un cañonazo, a las 4 y 30 de la mañana. A las 8 de la noche se anunciaba el cierre de las puertas y nadie podía entrar ni salir de la ciudad.

El disparo se hacía desde el buque de guerra que servía de Capitanía. Más tarde comenzó a hacerse desde la Fortaleza de La Cabaña. Con el tiempo cambió también la hora y desde entonces empezó a escucharse a las 9 de la noche, como conocemos en la actualidad.

Cuando Domingo Dulce y Garay, Marqués de Castell Florit, comenzó su primer mandato como Gobernador de la Isla en 1862, la muralla carecía de sentido. Era un obstáculo para el tráfico y el comercio. Su demolición comenzó el 8 de agosto del año siguiente. Hubo fiesta en la Habana por la caída del muro. La ciudad acogió la noticia con alegría. Pero la muralla permanece en el recuerdo. Sus ruinas evocan el pasado colonial de la isla.

En vivo

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

September 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 

 

Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel