Twitterfacebook English

Almeida, vivo a diez años de su deceso

Artemisa, Cuba -La historia de Cuba ha dado muchos hombres y mujeres valientes. También criollas y criollos muy talentosos y llenos de sensibilidad. El 17 de febrero de 1927, en la Habana, nació  un mulato que conjugó patriotismo y dotes para el arte. Un hombre que con la misma fuerza que libró y dirigió batallas por la libertad, compuso canciones y poemas de amor: Juan Almeida Bosque

Almeida tuvo que abandonar sus estudios en octavo grado para comenzar a trabajar en la construcción y ayudara la economía familiar. Su amigo, Armando Mestre le consiguió un empleo en el balneario universitario, donde comenzó a relacionarse con jóvenes de ideas progresistas. Fue Armando Mestre quien le presentó a Fidel

La posición de Almeida como taquillero, mozo de limpieza y albañil del balneario facilitó sus encuentros con los jóvenes de la generación del centenario. Un día, en vísperas del asalto al Moncada, Mestre llegó con el mensaje. Había q salir ara Oriente a una  práctica de tiro. Ante la propuesta Almeida preguntó en broma: ¿Tan lejos para una práctica de tiros?  ¿Vamos a tirar con calibre cincuenta o con cañón para ir tan lejos?

En la Granjita Siboney, en Santiago de Cuba, les repartieron los uniformes y el carácter jocoso de Almeida se encontró con otro también ocurrente. El de Melba Hernández. Ante la solicitud del mulato de que no le entregaran un uniforme de soldado porque prefería uno de sargento, Melba contestó: Sargento, no, porque no tienes el tipo, no eres alto, ni fuerte, ni gordo, ni barrigón.

Después de los sucesos del 26 de julio, Almeida fue  apresado, juzgado y condenado a 10 años de privación de libertad. A su salida del presidio el aparato represivo de la tiranía desarrolló una vigilancia tenaz. Un policía de paisano, frente a la puerta de la casa, intentaba controlar sus salidas y lo seguía a todas partes.

Un día entraron y no dejaron rincón por registrar. Se lo llevaron para ficharlo e interrogarlo. Entonces  Haydée Santamaría comenzó a hacerle los trámites para el pasaporte y se fue a México.

En la travesía del yate Granma, los 82 expedicionarios entonaron el Himno Nacional y la canción compuesta por Juan Almeida para despedirse de México. La Lupe se convirtió también en himno.

En el combate de Alegría de Pio quedó la anécdota de aquella frase que definió al valeroso mulato: Aquí no se rinde nadie.

El joven albañil creció al fragor de los combates. Demostró su valentía en cada enfrentamiento. Por esa razón el 27 de febrero de 1958, Fidel informó el ascenso del capitán  Juan Almeida al grado de Comandante y lo nombró jefe del Tercer Frente Oriental Mario Muñoz Monroy.

Era un gran jefe. Iba al combate con papelitos en los bolsillos donde  apuntaba ideas musicales y estrofas  que  tomaban forma entre batallas. Cuando triunfó la revolución asumió tareas frente a la Fuerza Aérea y la Asociación de Combatientes, pero no abandonó sus dotes artísticas.   

Aunque los temas La Lupe y Dame un traguito son los más reconocidos de Juan Almeida, su obra cuenta con muchísimas piezas musicales.  Marinero quiero ser, Déjame mirarte, Déjala que baile sola y Qué le pasa a esa mujer, son algunos ejemplos de su capacidad para componer.

Almeida fue un trabajador incansable. Alternaba sus responsabilidades en la Asociación de Combatientes con la creación. Además fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y de su Buró Político, Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular desde la primera legislatura y Vicepresidente del Consejo de Estado.

Almeida dejó a los cubanos más de 300 piezas musicales. También se cuenta en su legado con 12 textos.  En el año 1985 obtuvo el premio Casa de las Américas por Contra el agua y el viento. Un texto definido por la crítica como imprescindible para la cultura y la historia, con una alta carga de sensibilidad.

Narra los hechos tras el paso por la isla del ciclón Flora,  en octubre de 1963. Una obra conmovedora que devela magistralmente el trayecto desde La Habana de una cuadrilla de helicópteros. En ella viajaba Almeida, entonces Jefe de la Fuerza Aérea cubana.

Otros títulos como La única ciudadana, la trilogía Presidio, Exilio y Desembarco, Sierra Maestra y Por las faldas del Turquino engrosan la obra de un hombre que no solo hizo la historia, sino que también la contó para las nuevas generaciones. Por sus méritos obtuvo la condición de Héroe de la República de Cuba.  

El 11 de septiembre de 2009 mil nueve falleció el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque a la edad de ochenta y dos años. En su honor, el Consejo de Estado decretó duelo oficial y sus restos mortales reposan en el Mausoleo del Tercer Frente Oriental, en Santiago de Cuba. A diez años de su muerte La Lupe no olvida a Juan Almeida. Y nosotros tampoco.

FUENTE: Artículos de Internet. Juan Almeida Bosque. Ecured. / Juan Almeida Bosque. Cubadebate. / Juan Almeida Bosque. Comandantes de la Revolución Cubana. / Juan Almeida, un compositor versátil.


En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

November 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 


Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel