Twitterfacebook English

Estocada de la memoria por el que nunca fue segundo

Artemisa, Cuba - La estocada del tiempo es insuficiente para abatir en duelo la memoria de los hombres que marcan la historia en duelo y emergen victoriosos con el título de grandes. Ramón Fonst Segundo se ganó ese derecho. El zurdo fue un as de la espada, el florete y el sable, aunque otras disciplinas como el tiro, el boxeo y el ciclismo también sumaron medallas a su palmarés.

  Fonst tuvo en su padre, don Filiberto la más sabia guía en la destreza y disciplina de sus armas. Fue el apego a una férrea devoción por pulir su técnica lo que catapultó su gloria y una fama que disfrutaba como nadie.

El nunca segundo, como también le apodaban, no satisfizo su carrera siendo el primer medallista olímpico de la isla y de América Latina  en el París de  1900. Tuvo también que implantar records aún vigentes y colgarse al cuello el oro en los Centroamericanos y del Caribe en Panamá, cuando ya pesaban sobre sus hombros los 55 años.

Veinticinco asaltos sin ser tocado hacen de Fonst una leyenda. No por gusto su nombre figura entre los cien mejores atletas de la historia del deporte en Cuba.

Pero a quien no mellaron los filos de las armas lo maltrató la mala voluntad de quienes lo tildaron de  arrogante, machista y conservador e ignoraron su carácter humano, amigo, intransigente con su criterio, fiel a su linaje y cubanía.

 Fonst fue un hombre  hogareño, inteligente, conocedor de sus capacidades y amante de la música, razón que lo impulsó a  comprar una victrola en la que escuchaba a Rita Montaner y  Ester Borja, sus preferidas entre las voces cubanas.

Gloria del deporte cubano, Ramón Fonst continuó pariendo reconocimientos aún después de su ausencia física. En 1998 la escritora Irene Forbes conquistó el primer premio nacional compartido en la categoría de biografías, con el libro Ramón Fonst: As de espadas.

Su nombre figura en la Orden del Mérito a la Esgrima, en una sala polivalente capitalina y en un torneo internacional que se realiza en su memoria.

El nunca segundo  partió de la vida material sin develar el secreto de su técnica depurada. Se fue invicto en el último asalto contra un coma diabético, saludando desde el podio, agarrado a la bandera cubana, justo en el año del más grande triunfo para la isla, el 1959, un día como hoy.



En vivo

Portal del ciudadano de Artemisa

Portal del ciudadano

El tiempo en Artemisa

Hemeroteca Digital

November 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

A Fidel "Profeta de la Aurora"

 Sucesos del Moncada

 


Los Grados del Comandante en Jefe

 

 

Archivos de Audios

Multimedias Especiales

artemisa rev mult che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub

Reflexiones de Fidel

reflexiones fidel