Un encuentro con el saber

Comienza el curso escolar y la alegría de estudiantes, padres y educadores regresa a las escuelas, como regresa el sol  cada mañana. El inicio  se acompaña con el Himno Nacional como símbolo de nuestra Revolución y es que para los niños, adolescentes, jóvenes y adultos que inician por los caminos del saber es un compromiso que se materializa al comenzar el mes de septiembre.

{saudioplayer}http://teveo.icrt.cu/m/p/z9/u3/z9u32m.mp3&{/saudioplayer}

El  llanto, la risa o la incertidumbre atrapan a quienes por primera  vez entran a las aulas y junto a ellos los padres, que en algún momento de sus vidas también recorrieron las áreas de un centro lleno de vida. Pero todo no fuera posible sin los  educadores que día a día tienen a su cargo el futuro de hombres y mujeres de bien.
El entusiasmo, la algarabía, las emociones y el deseo de  iniciar las clases hacen que el encuentro sea especial con aquellos rostros añejados y que a pesar de los años continúan entregando sus conocimientos sin descanso, me refiero a  esas maestras de todos los tiempos. El esfuerzo y la entrega que se desborda en las aulas son más que suficientes  en la vida de estudiante.
El  encuentro de niños  y profesores es el mejor regalo que se comparte al iniciar el curso o tal vez el reencuentro  de quienes prefieren continuar el maravilloso camino de la superación.