Un mundo mejor es posible…

Si miramos el mundo,  desde las noticias que nos llegan, nos damos cuenta que tenemos que preocuparnos, es alarmante todo lo que esta sucediendo.
En  México, en menos de 15 días dos temblores de tierra han acabado con  infraestructuras urbanas, y han fallecido por este concepto mas de 600 personas, el huracán Katia dejo muerte y destrozo por inundaciones y fuertes vientos.

Si vemos el Caribe, se entristece el corazón al ver todo el destrozo que dejo a su paso Irma, una cifra indeterminada de muertos, mas de 20 millones de personas afectadas.
En Antigua y Barbuda  el  90 % de todas las carreteras han quedado totalmente destruidas y la isla es casi inhabitable al perder todos sus servicios básicos.
Puerto Rico, primero por el paso de Irma y después con María, dos grandes huracanes en pocos días,  han dejado cuantiosos daños que se suman a la deuda externa que tiene esta nación. 

A su  paso por Anguila, Islas Vírgenes Británicas, Isla de San Martín, San Bartolomé donde se catalogan a los daños catastróficos, Irma también dejo huellas marcadas.
Si volvemos la vista al mapa aparecen  terremoto en Nueva Zelanda de 6.1, inundaciones, deshielos y lo que es peor, vandalismo, atentados terroristas en varios países europeos, conflictos armados.
Las mayores fuerzas militares de Estados Unidos, de la OTAN y de otros aliados enfrentan a gobiernos no amistosos y los destruyen o intentan su derrocamiento,  en ambos casos con un inmenso dolor  y ruina de los pueblos. La violencia sorpresiva del terrorismo toma instalaciones civiles, públicas y el dolor alcanza a cualquiera.
Entre los fenómenos naturales, donde muchas de las consecuencias han sido por el maltrato del hombre a la naturaleza y entre los conflictos humanos,  estamos en presencia de un desbarajuste mundial que pudiera llevar al planeta a un Apocalipsis nuclear.
 Recordemos las palabras de nuestro comandante en jefe Fidel Castro “El mundo no tiene salvación si no sigue una línea de paz y de cooperación internacional”.
 Ayudémonos unos a los otros, sembremos amor y paz…  porque un mundo mejor es posible