Nuevas victorias de la patria y el socialismo

Artemisa, Cuba - Un nuevo año asoma su rostro al mundo. Para los cubanos esta fecha tiene una connotación especial, porque marca el comienzo de nuestra total liberación, el Primero de Enero de 1959 esta tierra por fin logró la libertad.

 

Festejamos el triunfo como cada año lo hacemos, llenos de júbilo por lo que alcanzamos pero conscientes de que todavía queda mucho por hacer, porque tenemos ante nosotros, a un enemigo que no vacila ante nada para lograr sus propósitos, pero que está huérfano de ideas justas, convicciones, moral, no conocen los valores humanos que llenan el espíritu y que dan fuerzas imposibles de vencer.
 En esta fecha recordamos los días infaustos de fin de año antes de la Revolución. Los ricos con sus mesas llenas de sabrosos manjares, los pobres, hambrientos, niños descalzos, mirando con tristeza lo que otros disfrutaban sin tener en cuenta para nada el dolor de la mayoría       

Fidel lo denunció en el juicio por los hechos del Moncada. No era posible tanta ignominia, con todo aquello había que terminar, costara lo que costara, y se terminó, los barbudos bajaron de la  Sierra el Primero de Enero de mil 959 para traer la felicidad a la Patria.

Para que todos fuéramos iguales, tuviéramos los mismos deberes y derechos, para que no hubiera miseria ni desalojos, para que los negros no sufrieran discriminación racial, para que las mujeres no fueran objetos de negocio o adornos, para exhibir una salud y educación gratuitas, para vivir como seres humanos y no como siervos.

 Por todo ello y otros muchos logros es que los cubanos estamos felices, con nuestros problemas materiales, sí, no hay por qué ocultarlo, pero con la seguridad que los enfrentamos con la decisión de vencerlos como lo hacemos desde hace más de 50 año, con valentía y dignidad.
Y si alguien lo duda busque la tasa de mortalidad infantil de este país, más baja que muchos otros desarrollados, entérese cuántos médicos y maestros tenemos por habitante y cuántos  de ellos derrochan salud y enseñanza por un gran número de pueblos en el mundo, recuerde que hace muchos años dejamos atrás el analfabetismo como lo hicimos con la indigencia y otros males propios del capitalismo, ese sistema social cruel, que no volverá a este verde caimán nunca más.  

Cuando el dos mil 18 asoma su rostro al mundo la cara de todos los cubanos refleja felicidad y orgullo. Algo muy importante que no puede faltar en este comentario.

Nuestro invencible comandante en  jefe  sigue con nosotros en esa lucha que lidera como ningún otro.

Respondemos a su ejemplo con  la convicción de que alcanzaremos nuevas victorias de la patria y el socialismo.

Felicidades para todos y un feliz año 2018