La resistencia de un triatleta

Este joven, hijo de San Antonio de los Baños, tras una dura preparación en la cual optimizó al máximo su rendimiento, participó el pasado fin de semana en el Triatlón de La Habana 2018, con carácter Iberoamericano, allí representó a Artemisa una vez más

 Hace unos días, mientras conversaba con una colega supe de un joven ariguanabense apasionado por la práctica del triatlón, uno de los deportes más duros y exigentes que existen, pues reúne tres modalidades ya de por sí complicadas (natación, ciclismo y carrera).

Así conocí a Yoinel Robayna Rodríguez, un triatleta de 27 años, quien se considera además de aventurero, un apasionado de la ilusión que supone cruzar la meta tras un enorme esfuerzo.

“Me inicié en la natación, donde logré alcanzar la condición de campeón provincial por siete años consecutivos y también conseguí medallas en eventos nacionales e internacionales. Después, mi entrenador decidió cambiarse de deporte y me embulló a participar en uno de sus encuentros de triatlón, hasta que me lancé a por este nuevo reto. Me consiguió una bicicleta y poco a poco el interés de ambos, fue creciendo hasta llegar a donde estamos hoy.

“En el año 2016 participé en el Iberoamericano y obtuve el séptimo lugar; desde ese momento me di cuenta de que realmente podía. Mi pasión por esta compleja disciplina se debe a lo maravilloso que es combinar tres modalidades en una sola competición y superarse de manera individual”.

Bajo la supervisión del entrenador Armando Cárdenas Falgueira, Yoinel dedica intensas jornadas a la preparación diaria, en el Complejo Las Terrazas. “Allí están creadas todas las condiciones para entrenar, tenemos un circuito preparado; en la mañana nos dedicamos a la natación y en la tarde lo hacemos con el ciclismo o la carrera”.

Este joven, hijo de San Antonio de los Baños, tras una dura preparación en la cual optimizó al máximo su rendimiento, participó el pasado fin de semana en el Triatlón de La Habana 2018, con carácter Iberoamericano, allí representó a Artemisa una vez más.

"El cansancio es frecuente en mí y en el resto de los compañeros del equipo. Son jornadas muy fuertes debido a que transitamos por la fase alta del entrenamiento, pero nunca falta el apoyo del entrenador, de mi esposa y de la familia. Espero traer a casa otras medallas para sumarlas a las que ya he conseguido; expresó pocos días antes de participar en este duro evento".

El Triatlón, a pesar de las complicadas y duras pruebas que lo conforman, gana cada día más espacio en el espectro deportivo mundial y cubano. Ejemplos como el de Yoinel nos demuestran que, con entusiasmo y habilidades, hay quienes están dispuestos a derrochar sudor y esfuerzo en cada carrera, en pos de un triunfo.