Fábrica de cemento del Mariel: cimientos para el futuro

Fábrica de cemento René Arcay: Ubicada en el municipio Mariel, Artemisa, Cuba; fundada en  1818, en aquella época contaba con dos modernas plantas de envase.

En el año 1914, llamó la atención al señor Mr. Galen L. Stone el mundialmente conocido banquero, por la gran cantidad de cemento exportado de los Estados Unidos a Cuba. A partir de ese momento, se establece la industria en la finca con el nombre de CIA Cubana de Cemento “El Morro” ubicada en Mariel (aquel entonces en la provincia Pinar del Río), hoy provincia Artemisa.

 Para todo viajero, reconocer a Mariel, aun en la distancia, es fácil. Las torres de la Central Termoeléctrica Máximo Gómez, las variadas formas de la fábrica de cemento y, desde hace poco, las grandes grúas del puerto, son distintivas del municipio industrial.

Asentamiento de la primera empresa mixta del país, la segunda más moderna en la actualidad, y en el momento de su fundación una de las pioneras en el uso de alta tecnología, la fábrica de cemento René Arcay celebra este mayo su cumpleaños 96.

Productora de cemento y clinker, se halla conformada por la Empresa de Asistencia y Servicio, la de Mantenimiento al Cemento, la Empleadora, la Comercializadora (ECOCEM) y Cementos Curazao, empresa mixta que funciona desde 1994 y destina su producción, en lo fundamental, a la exportación.

VIAJE A LA SEMILLA

Inaugurada en mayo de 1918, con una capacidad productiva de 137 mil toneladas anuales, la fábrica de cemento El Morro ha transitado desde entonces un camino de constante perfeccionamiento.

A fines de 1974, por contrato con una empresa española, se invirtió en una planta completa, de proceso seco, dos líneas de producción y una capacidad de un millón 480 mil toneladas al año, con un valor de 78 millones de pesos. El primer horno entró en producción el 24 de diciembre de 1979 y el segundo el 2 de diciembre de 1981.

“Aquí el trabajo es muy bonito. Los ingenieros tenemos mucha autonomía, desarrollamos proyectos, lo cual a la par que da soluciona dificultades tecnológicas nos aporta conocimientos útiles para nuevos retos”, afirma Félix Rojas Reyna, supervisor eléctrico de la planta, al frente del grupo de ingenieros del Departamento de Electro automática en Cementos Curazao.

Este innovador controló, entre octubre y noviembre de 2013, la automatización de la instalación de molienda de cemento, con un efecto económico de poco más de 300 mil dólares. Tarea realizada totalmente por personal de la entidad, lo que demuestra las potencialidades de quienes allí laboran.

SIN SOLTAR LAS RIENDAS

Según Javier Cabrera Carcache, secretario general del Buró Sindical en la fábrica de cemento, las ventas fueron de 548 mil 224  toneladas métricas al cierre de 2013 —55 mil 621 por encima de las estipuladas— lo que implica, además del cumplimiento de plan anual, un crecimiento con respecto al año 2012. “Únicamente se incumplieron las ventas de cemento ensacado”.

Sin embargo, actualmente la entidad comercializa solo a nivel nacional, en las provincias de Artemisa, Mayabeque, Pinar del Río, La Habana y Matanzas. Las ventas al exterior están detenidas. De las causas habla Cabrera:

“Antes usábamos combustible proveniente de la refinería Ñico López que constituía desecho para esa empresa y nos costaba 96 dólares la tonelada. Con ese producto barato y que encajaba muy bien con nuestro sistema, obteníamos altos volúmenes de producción y gracias a los bajos costos podíamos vender a buenos precios, por debajo de los del mercado internacional.

“Pero la refinería ahora desecha una cantidad mínima, por lo cual debemos emplear el crudo cubano, considerablemente más caro. Al elevarse los costos productivos, debimos subir los precios y perdimos competitividad en el mercado internacional”.

No obstante, el trabajo no cesa en la René Arcay. El plan de venta total para el año en curso es de 494 mil 200 toneladas y piensan aumentarlo para el próximo. De acuerdo con Cabrera, hasta la fecha han vendido 118 mil 84 toneladas.

EMPEÑO EN EL PRESENTE, CEMENTO PARA EL FUTURO

Cercana ya al siglo de trabajo continuo, la fábrica de cemento de Mariel redobla esfuerzos a fin de festejarlo con resultados de calidad e impacto nacional. Para ello sus trabajadores se han planteado cumplir el plan anual de producción de clinker y cemento,elevar la efectividad del sistema empresarial y potenciar el estado técnico de las instalaciones, equipos y sistemas, haciéndolos más confiables.

También, evitar hechos delictivos, promover un ambiente sano y seguro para el desarrollo del trabajo y lograr la ejecución del plan de inversiones y construcciones con eficiencia.

En Artemisa Inventiva e ingenio para construir el futuro  acontecer
el artemiseño

La huella de Félix Rojas en la fábrica de cemento de Mariel muestra la validez de la labor de la ANIR

Creatividad, iniciativa y perseverancia son algunas de las competencias que Félix Rojas inculca a las nuevas generaciones de ingenieros, características que han acompañado su quehacer desde que, hace 24 años, iniciara su labor en la Fábrica de Cemento René Arcay, en Mariel.

Desde 1990 hasta la fecha, Rojas ha desempeñado diferentes funciones: instrumentista de las instalaciones de molienda y crudo, electro-instrumentista en la zona de trituración y secado y jefe de taller. Hoy funge como supervisor eléctrico, al frente del Departamento de Electro-automática de Cementos Curazao.

Asimismo, presidió las Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ) en su centro durante varios años y, por resultados sobresalientes, recibió en 1994 el sello Forjadores del Futuro, otorgado por el Comité Nacional de la UJC.

Con un significativo patrimonio de conocimientos y experiencia, participa en la planificación y ejecución de proyectos, el mantenimiento de la planta, la búsqueda de propuestas para mejorar los equipos y sistemas, y la capacitación del personal. Esta última tarea la disfruta al máximo.

“He sido tutor de estudiantes en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (ISPJAE) y de la mayoría de los ingenieros que han entrado en esta área en los últimos tiempos”, afirma el también profesor del Centro Universitario de Mariel por siete años, y agrega: “Me gusta impartir clases, prepararlos para el futuro, darles tareas e imponerles retos”.

Además, destaca la necesidad de desarrollar la autonomía y el hábito de estudio en los más jóvenes, y explotar sus potencialidades. Por eso, continuamente les brinda la oportunidad de participar en la solución de problemas y asumir roles protagónicos en los proyectos desplegados.

Pero los aportes de Rojas no se remiten solo a estas esferas, sino que, igualmente como miembro de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR), ha contribuido con el mejor funcionamiento de la planta y la economía del país.

En 1990 se insertó en el Comité de Innovadores y Racionalizadores (CIR) de Automática, y en el 94 fue electo presidente del Buró de Innovadores y Racionalizadores (BIR) de la Empresa Mixta; en ese período lo seleccionaron Vanguardia Nacional de la ANIR.

En la actualidad realizan innovaciones en equipos, sistemas y dispositivos, “consistentes en racionalizar, optimizar, modernizar e introducir nuevas tecnologías, sin medios de capacitación ni asistencia técnica extranjera”.

De acuerdo con Rojas, el proyecto más relevante fue la automatización de la instalación de molienda de cemento, entre octubre y noviembre de 2013, con un efecto económico superior a los 200 000 dólares.

“Este tipo de trabajo se contrataba a una firma extranjera, con elevados costos en ingeniería y desarrollo. El proyecto se ejecutó totalmente por personal de la fábrica, lo cual tiene la ventaja de que cada participante se queda con el conocimiento necesario”. La tecnología anterior databa de los años ’70; era obsoleta moral y técnicamente.

“No contábamos con repuestos, por tanto ocurrían fallos que incidían en la producción. El nuevo sistema garantiza una alta confiabilidad de la regulación del proceso, las protecciones eléctricas y la disponibilidad del equipamiento, y sus opciones de diagnóstico permiten disminuir los imprevistos y acceder de forma directa y precisa a la información en caso de un evento. A la par, reduce los consumos energéticos y de la fuerza de trabajo”.

La huella de Félix Rojas en la fábrica de cemento de Mariel muestra la validez de la labor de la ANIR en todas las esferas de nuestra sociedad. “Ni aun en una empresa mixta como esta, la innovación deja de existir, pues en cualquier industria es imprescindible la mejora continua”.

Archivos de Audios

A Fidel "Profeta de la Aurora"

Programa de Radio

Profeta de la Aurora 1

Profeta de la Aurora 2

Profeta de la Aurora 3

Profeta de la Aurora 4

Profeta de la Aurora 5

Profeta de la Aurora 6

Profeta de la Aurora 7

Hemeroteca Digital

October 2017
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

El tiempo en Artemisa

Videos

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas

Portales de la Provincia        

 

Radio Cubana                      

 

Prensa Nacional                   

Radio Ariguanabo

Telecentro ARTV

El artemiseño

 

 

 

 

 

Portal de la Radio Cubana

Radio Reloj

Radio Habana Cuba

 

 

 

 

 

Periódico Granma

Juventud Rebelde

Prensa Latina (PL)

Red en Defensa de la Humanidad

Agencia Cubana de Noticias

Mesa Redonda