Instituto de Investigaciones de Granos aporte para la seguridad alimentaria

“Si no hay arroz, la comida está incompleta”. En más de una ocasión he escuchado expresiones similares, lo cual demuestra la preponderancia de este cereal en la dieta básica de los cubanos. No obstante el elevado consumo de arroz entre la población, Cuba no es una gran productora: importa el 60 por ciento del que lleva a la mesa.

A la dependencia del mercado internacional en el abastecimiento de semejante producto, se suman los agravantes de la crisis económica y alimentaria y los altos precios que pueden alcanzar los granos.

En este contexto resulta perfectamente comprensible la importancia de un proyecto en pos de mejorar la calidad de las semillas de arroz empleadas en el país y, en consecuencia, aumentar la producción de ese cereal tan presente en la mesa de la familia cubana.

Tal es el caso de Extensionismo y difusión de tecnologías para la producción de arroz en la zona central de Cuba (conocido como DITESA), una iniciativa del Instituto de Investigaciones de Granos, ubicado en Bauta, con el apoyo de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA, por sus siglas en inglés).

Desarrollado en Cienfuegos, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey, pretende aumentar el volumen y la calidad de la producción de semilla certifi cada, además de fortalecer el extensionismo en el cultivo del arroz, optimizar el nivel técnico de los productores líderes de la región y aportar más conocimientos a los inspectores del Servicio de Inspección y Certificación de Semillas (SICS). Entre sus planes figura extender el proyecto hacia toda la nación, propuesta hecha ya.

Largo camino recorrido

De acuerdo con Enrique Suárez, jefe del Grupo de Mejoramiento Genético del Instituto de Investigaciones de Granos y a cargo por la parte cubana de DITESA, las relaciones entre el instituto y la JICA se remontan a 2003, cuando comenzaron un estudio de desarrollo en las provincias centrales antes mencionadas.

Ejecutado entre 2003 y 2006, el programa mostró las dificultades en la producción de arroz, como falta de capacitación y escaso empleo de semillas calificadas, por lo cual se convirtió en punto de partida para otras aspiraciones de cooperación, a la par de ser tomadas en cuenta sus consideraciones para este renglón en el resto del archipiélago cubano.

Desde 2008 hasta 2010 se aplicó el proyecto para el fortalecimiento del sistema de producción de semillas certificadas: elaboraron el plan de producción y distribución de semillas a pequeños y medianos productores, aumentaron la disponibilidad de semillas certificadas y difundieron conocimientos acerca de su producción.

“A partir de 2012 iniciamos DITESA: hemos ganado en transferencia de la tecnología japonesa a la producción de semillas registradas, y hemos capacitado a productores extensionistas en la región central, diez el año pasado y 30 en este”, expone Suárez, quien añade que en 2014 han impartido dos seminarios, uno sobre preparación de semillero y otro de trasplante y manejo de frío.

En octubre organizaremos otro referente a la cosecha y la postcosecha, adelanta. Del mismo modo, el personal del SICS ha recibido instrucción. En febrero último 45 inspectores participaron en un seminario.

“Junto a la capacitación de extensionistas y productores líderes, hemos confeccionado documentos, como Manejo de malezas, insectos plagas y enfermedades del cultivo del arroz en Cuba, Características y manejo de variedades comerciales de arroz y Manual de procedimientos para inspectores de semilla.

“Imprimimos 2 000 ejemplares para todo el país, haciéndolo llegar mediante los propios extensionistas y las estaciones experimentales”, comenta.

De la semilla al fruto

Desde enero de 2012 hasta enero de 2016, DITESA aumentará el volumen de semillas certificadas producidas: de siete toneladas por hectárea a 20, e incrementará su calidad de germinación desde un 80 a un 90 por ciento, lo cual permitirá incrementar la producción y la calidad del arroz.

Sin embargo, alcanzar tales metas implica contar con el respaldo de la tecnología, aspecto aún por perfeccionar.

“JICA apoya con técnica y expertos a varios países, pero en Cuba, más que colaboración científica queremos ayudar con infraestructura, pues los sitios que visitamos carecían del equipamiento necesario”, declara Toyozo Tanaka, líder del proyecto. El experto en semillas señala que la producción está limitada por la poca capacidad de secado.

El Instituto de Investigaciones de Granos no cuenta con una planta de postcosecha, esencial en el logro de semillas de calidad. Solo existen equipos con una capacidad de cinco toneladas, por eso JICA donó una planta que aumentará la capacidad hasta 20 toneladas.

Suárez informa que ya los componentes se hallan en Cuba, en 12 contenedores y, a finales de año, quedará instalada, a un costo aproximado de un millón de dólares: 800 000 en la maquinaria y 200 000 en la construcción de la nave.

Según Tanaka, planifican colaborar de igual forma con los otros territorios vinculados al proyecto. No solo las provincias centrales serán beneficiadas. Santiago Rodríguez, especialista en producción de semillas, destaca que han destinado dos técnicos para Artemisa, él mismo es uno de ellos.

“Queremos llevar a varios municipios conocimientos, técnica y semillas de arroz, soya, frijoles y sorgo. Este último (cuya producción ha crecido) constituye un sustituto del maíz, menos costoso y más tolerante a la sequía”.

Rodríguez comenta que ya han hecho días de campo, durante los cuales se instruye a los campesinos, muestran los problemas existentes y las vías para solucionarlos.

Lazos de amistad

Cubanos y japoneses han establecido muy buenas relaciones, lo que ha contribuido al buen funcionamiento de DITESA.

“Hemos cumplido con los compromisos y laboramos como equipo”, opina Enrique Suárez. Mientras, Mayumi Tanabe, coordinadora del proyecto, subraya la experiencia del grupo, el clima de confianza y la actitud de cooperación, propicios para avanzar con satisfactorios resultados.

“No se trata de imponer nuestra técnica, sino aportar y facilitar que los conocimientos sean adaptados y aprovechados en correspondencia con la realidad cubana”, manifiesta.

Gracias a estos lazos de amistad, la voluntad y la competitividad del grupo de especialistas que aúna esfuerzos en DITESA, este proyecto camina en aras de ofrecer seguridad alimentaria no solo a las provincias centrales y a Artemisa, sino a todo el país.

Archivos de Audios

A Fidel "Profeta de la Aurora"

Programa de Radio

Profeta de la Aurora 1

Profeta de la Aurora 2

Profeta de la Aurora 3

Profeta de la Aurora 4

Profeta de la Aurora 5

Profeta de la Aurora 6

Profeta de la Aurora 7

Hemeroteca Digital

October 2017
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

El tiempo en Artemisa

Videos

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas

Portales de la Provincia        

 

Radio Cubana                      

 

Prensa Nacional                   

Radio Ariguanabo

Telecentro ARTV

El artemiseño

 

 

 

 

 

Portal de la Radio Cubana

Radio Reloj

Radio Habana Cuba

 

 

 

 

 

Periódico Granma

Juventud Rebelde

Prensa Latina (PL)

Red en Defensa de la Humanidad

Agencia Cubana de Noticias

Mesa Redonda