Los flavonoides en la salud humana

Los flavonoides son compuestos que pertenecen únicamente al reino vegetal. Son producto del metabolismo secundario de las plantas y su función en ellas es la de dar color a hojas, flores y frutos.

Son muy diversos en su estructura química y el hombre ha descubierto y comprobado en ellos numerosas propiedades medicinales. Muchos flavonoides han demostrado ser muy eficaces en el tratamiento del cáncer. Se sabe que muchos inhiben el crecimiento de las células cancerosas y se han probado de manera específica en el tratamiento del cáncer de hígado. También se les ha demostrado un efecto tónico sobre el corazón, es decir, ellos potencian el músculo cardíaco y mejoran la circulación. Esta acción se le atribuye de forma particular al flavonoide quercetina, presente en las flores de caléndula (Calendula officinalis) y en el mesocarpio (parte blanca) de los cítricos, de manera muy particular en la naranja agria o Citrus aurantium. Se atribuye  asimismo efecto tónico sobre el corazón, pero con menor intensidad en otros flavonoides como la genesteína y la luteolina. Se ha estudiado también que los flavonoides reducen el riesgo de enfermedades cardíacas y disminuyen la fragilidad capilar al mejorar la resistencia de los capilares y favorecer que éstos no se rompan, por lo que resultan adecuados para prevenir el sangrado.

Los flavonoides con mejores resultados en este campo son la hesperidina, la rutina y la quercetina, presentes en las flores de caléndula, es por eso que se recomienda tomar veinte gotas de la tintura de esta flor tres veces al día para mejorar la actividad circulatoria.

A los flavonoides se le reconocen propiedades antitrombóticas, es decir, poseen la capacidad de impedir la formación de trombos en los vasos sanguíneos, lo que posibilita una mejor circulación y una prevención de muchas enfermedades cardiovasculares. De igual forma, protegen del daño de los oxidantes, como los rayos ultravioleta provenientes del sol, de los minerales tóxicos como el plomo y el mercurio, presentes en la polución ambiental y otros que proceden de algunas sustancias químicas, añadidas a los alimentos como colorantes y conservantes.

Al limitar la acción de los radicales libres o sustancias  oxidantes, los flavonoides reducen el riesgo de cáncer, mejoran los síntomas alérgicos y de artritis, aumentan la actividad de la vitamina C,  bloquean la progresión de las cataratas y la degeneración macular, evitan las oleadas de calor en la menopausia y combaten otros síntomas.

Como el organismo humano no tiene la capacidad de sintetizarlos, debemos obtenerlos enteramente de los alimentos que ingerimos. Se encuentran en todas las verduras pero las de concentraciones más importantes son el brócoli,  la soja, el té verde y negro y el vino de uvas. En los frutos, las mayores concentraciones se encuentran en la piel, por lo que es mejor comerlos sin pelar, debidamente lavados. El tomate y la lechuga también contienen flavonoides.

La concentración de los flavonoides, varía mucho entre plantas de la misma especie, por lo que se recomienda el consumo de verduras y frutas de buena calidad, y como estos compuestos químicos se estropean con facilidad, es recomendado consumir en lo posible las frutas y verduras crudas, y si se cocinan no se recomienda el uso del microondas, ni congelarlas antes de hervirlas.

Se conoce además, que los flavonoides poseen la capacidad de disminuir la concentración de colesterol y de triglicéridos. Algunos han demostrado disminuir la probabilidad de enfermedades en el hígado. Es el caso de la silimarina, flavonoide que se encuentra en el Cardo Mariano (Silybum marianum), una mala hierba que crece en Europa y se da muy bien en nuestro país. Este compuesto  protege y regenera el hígado durante la hepatitis. También los flavonoides apigenina y quercetina, son útiles para eliminar ciertas dolencias digestivas relacionadas con el hígado, como la sensación de plenitud o los vómitos.

La quercetina, la rutina y el kaempferol, tienen propiedades antiulcerosas al proteger la mucosa gástrica. La hesperidina por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, se ha utilizado para el tratamiento de ciertas enfermedades como la artritis. Los taninos tienen propiedades astringentes, vasoconstrictoras y antiinflamatorias, pudiéndose utilizar en el tratamiento de las hemorroides.

Muchos isoflavonoides, furanocumarinas y estilbenos han demostrado tener propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas. Incorporar estos compuestos a través de la dieta, aumentando la ingesta de frutas y verduras es  una forma de velar por nuestra salud.

Archivos de Audios

A Fidel "Profeta de la Aurora"

Programa de Radio

Profeta de la Aurora 1

Profeta de la Aurora 2

Profeta de la Aurora 3

Profeta de la Aurora 4

Profeta de la Aurora 5

Profeta de la Aurora 6

Profeta de la Aurora 7

Hemeroteca Digital

October 2017
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

El tiempo en Artemisa

Videos

Multimedias Especiales

artemisa rev mult   che mult

Especiales de Radio Artemisa

artemisa prov sub jose marti sub mausoleo cubo sub


  cinco subbandera inglesa sub   seg-salud

reflexiones fidel

Portales de la Provincia        

 

Radio Cubana                      

 

Prensa Nacional                   

Radio Ariguanabo

Telecentro ARTV

El artemiseño

 

 

 

 

 

Portal de la Radio Cubana

Radio Reloj

Radio Habana Cuba

 

 

 

 

 

Periódico Granma

Juventud Rebelde

Prensa Latina (PL)

Red en Defensa de la Humanidad

Agencia Cubana de Noticias

Mesa Redonda