"Del corazón y su instante de luz¨

Una tarde invernal, en un colorido pueblo llamado Caimito, un café novedoso, mezcla de té y vainilla, y el claro propósito de hacer una entrevista que devino duelo intelectual e hizo las delicias esperadas de un encuentro fructífero.

 Así, me abre las puertas de su hogar, con una sonrisa amable y simpatía en la mirada, el destacado fotógrafo Juan de Dios Mariño Ruiz. Licenciado en Biología, profesor, fotorreportero de una vida de oficio y por si fuera poco, escritor reconocido.

La experiencia en las manos y la agudeza visual de varias décadas de trabajo, resultan imposibles de plasmar en pocas hojas, hubiese sido indispensable un montón de estas para llegar a algún sitio de su vasta trayectoria. Intenso, de ademanes joviales y sinceras palabras de sabiduría en su quehacer, pretenden mostrar la verdadera esencia artística y documentalista que define la postura fotográfica de este interesante personaje del ámbito del lente. Artemiseño, poseedor de una cultura exigente que invita al diálogo sagaz. Un pilar importante, necesario sin dudas, de la fotografía cubana.

Ibis: ¿Cuándo y cómo comenzó el interés en la fotografía?

Juan de Dios: Mi padre era un aficionado a la fotografía, y alrededor del año 1955 me regala mi primera cámara, una Kodak 127 mm foco fijo, con la que hice mi primera foto que todavía recuerdo, porque fue casi por esta época. Mi padre me hace ese regalo por Navidad, entre el día 25 y 31 de diciembre de ese mismo año en Santa Clara, yo soy villaclareño, no sé porque, el viejo se parquea frente al Ten Cent y allí había un árbol de Navidad, esa es mi primera foto. Allí comenzó mi interés por las fotos, después vinieron otras, de otro tipo, de familia, de carros, las personas comenzaron a creer que yo hacía algo que valía la pena, entonces en las bodas de la familia empezaba a retratar, aunque hubiese siempre un fotógrafo profesional para evitar cualquier error. Así empezó.

I: ¿Cuál fue su primer trabajo como profesional al respecto?

JD: Bueno mis primeras fotos profesionales fueron para el periódico el Habanero como colaborador, después he seguido colaborando con el Artemiseño, fundamentalmente en la fotografía de la parte cultural, de la antigua provincia de La Habana y ahora la provincia de Artemisa, ese fue mi primer trabajo, de ahí he ido haciendo otros para diferentes revistas y actividades.

I: ¿Cuáles han sido las obras más gratificantes de su carrera?

JD: A mi hay algo que me ha gustado mucho, que es la serie ¨Gallos¨, que hice en homenaje a Mariano. Pienso que es un juego de luces y colores interesantes, que además es lo que más me atrae de la fotografía. La otra ha sido la serie ¨Piedras¨, que son fotos a piedras que me ido encontrando y donde he visto como vemos algunos, rostros, ideas, pensamientos en esas piedras que nos dan una impresión de que no son seres inanimados, sino que son seres vivos.

I: Describa su concepto personal de fotografía.

JD: Mi concepto personal juega perfectamente con el que tenía  el gran Antoine de Saint-Exupéry y Korda. Creo que lo principal no se ve solo con los ojos, se ve con el corazón. Hay que ver con el corazón, el fotógrafo no puede ver solo con los ojos. Es importante ver, no mirar sino ver, hay que sentir en cada obturación que se mueve el corazón junto con el índice.

I: ¿Qué género prefiere y en cuál está basado su trabajo actual?

JD: La instantánea. Para mi es la foto por excelencia, en eso estoy trabajando en la actualidad. He hecho sobre todo rostros, creo que los rostros de la gente hablan, son tan elocuentes como un gran discurso. Y un rostro de nuestra gente en cualquier lugar, una cola, en el mercado, recogiendo una lata...
I: Una imagen vale más que mil palabras.

JD: Una imagen vale más que mil palabras, usted tiene toda la razón.

I: Ídolos.
JD: Para mi sin duda alguna, Korda. Creo que he estudiado un poco su obra y ojalá pudiera acercarme, porque era un mago de la instantánea.

I: Cámaras que prefiere.

JD: Lógicamente la Nikon, en general las cámaras asiáticas son mejores que las de otras zonas, pero prefiero la Nikon, con la óptica también Nikon, es la que mejor funciona.

I: ¿Momento decisivo, fortuito o creado y por qué?

JD: El momento puede ser fortuito y creado, me pasó que haciendo la serie ¨Gallos¨ hablé con un amigo y le dije que quería un tope, porque no quería sangre, o sea no es la idea ver gallos matándose, es ver la lidia desde el punto de vista deportivo, y fue fortuito porque trabajé moviéndome cámara en mano, abriendo, cerrando, quitando y poniendo velocidad, buscando la forma de hacer aquello.

I: Respirando...

JD: Bueno a veces respirando y otras sin respirar. (Risas) Pero bueno la serie ¨Gallos¨para mi fue fortuita porque no esperé los resultados, estos se fueron por encima de lo que yo pensé, trabajaba a luz ambiente escasa, sin flash, con mucho esfuerzo, aunque puedo decir que en parte fue creada porque yo daba las órdenes para que soltaran determinados gallos por sus colores. Fue una maravilla.

I: ¿Qué recursos fotográficos gusta de explotar en sus fotogramas?

JD: Obviamente la luz, sin luz no hay foto. Es conocido por todo el mundo. Me gusta explotar la luz, independientemente de que las sombras son muy importantes, no lo dejo de reconocer, pero a mi me gusta sacarle provecho a la luz, de un ángulo o de otro.
I: Los mensajes que se transmiten son disímiles...

JD: Si, por supuesto, la luz puede cambiar concretamente el mensaje de la foto, al yo variar el ángulo de luz, altero el mensaje de la foto.

I: ¿Cuál de los reconocimientos obtenidos le ha brindado mayor placer recibir?

JD: Pienso que con esto coincida con muchas personas, pero ha sido el de mis amigos, cuando me han dicho si, te quedó bien, me gusta esa foto, sean o no conocedores de la fotografía. El fotógrafo puede trabajar para élites, pero tiene que hacerlo para todo el que le vé. Entonces cuando un amigo, que tal vez no sea un gran entendido en la materia, me dice esta bien, sobre todo me gusta lo que haces, es porque tu fotografía quedó con ciertas cosas que pueden ser asimiladas por el público general. Ahora bien, cuando mi amigo Evelio, especialista en Artes Plásticas, emite una opinión favorable de mi trabajo, esa también vale muchísimo, pero la primera cosa importante que recibí al respecto fue que mis amigos en mi primera exposición me dijeran: Si Juan salió bien.

I: ¿Qué opina acerca del fotorreportero actual?

JD: El fotorreportero actual, tanto como el de hace muchos años, como el que vendrá después, lo primero que tiene que hacer es captar la realidad. Al margen  del mensaje político que después se le pueda dar a su foto, hay que captar el instante, el momento histórico, para que eso sirva en el futuro. Porque la fotografía es parte de la historia y forma parte de toda esa cronología que vamos haciendo de la humanidad. Entonces el fotógrafo no puede estar pensando en hacer una foto para un concepto político determinado, izquierda, derecha o centro, no importa, vamos a hacer la foto por la foto, describiendo el instante, no es fácil, pero es lo que hay que hacer a  mi juicio. Que se encarguen los demás luego de dar la connotación política de esa imagen que hemos presentado, y discrepar nosotros o no de lo que se nos plantee, pero hay que seguir el momento, y no se busca. Un amigo mío decía que yo iba por el pueblo con cámara en mano, pero no buscando...

I: Esperando.

JD: Efectivamente, esperando a que me encontrara con esas cosas que van a ser historia en algún momento.

I: ¿Alguna anécdota interesante que añadir en el cumplimiento de la labor?

JD: Bueno anécdotas hay muchísimas, desde agradables hasta desagradables pero la primera muy agradable, que agradezco a varias personas el poder estar ahí ese día, es la poder fotografiar al Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, creo que una de sus últimas fotos la hicimos en Bauta, en una actividad donde además de estar Fina García Marruz y otras personalidades, aprovechamos para hacer varias fotos de él. Fue uno de los momentos más agradables y difíciles que guardo, porque no contaba con los medios necesarios para hacer la foto que hacía falta, pero salió. Parece que el corazón valió más que la técnica. Otro momento fue cuando Diana, la revista de la provincia de Artemisa para la cuál trabajo, me pidió hacer las fotos del Via Crucis que existe en la Iglesia de Bauta. Es un Via Crucis que está pintado por René Portocarrero. No podía tocarlos, no podía acercarme a más de una distancia determinada y por supuesto no podía utilizar luces artificiales. Me costó bastante trabajo y siempre cuento, que la anécdota más simpática fue que debajo de la escalera de tijera, en la que estaba subido para buscar el mejor ángulo, tratando de que no me trepidara la cámara, estaba la señora que limpia el piso en Iglesia, secando mi sudor que caía a chorros. Pero al fin y al cabo repito, el corazón ayudó a que eso saliera y estuviera como debía estar, en las páginas de nuestra revista. Con la calidad que la edición pedía.

I: ¿Qué proyectos vendrán y en cuáles le gustaría incluir su obra?

JD: Bueno incluir la obra uno siempre quiere hacerlo en lo más alto por supuesto, pero por lo pronto tengo una invitación para trabajar en el Noviembre fotográfico del 2015, y estoy pensando en hacer una serie de fotos con un amigo pintor, a ver como nos sale eso. Queremos hacer algo de fotografía y pintura, que trataremos de imprimir en lienzo si los recursos nos lo permiten. Ya está el trabajo de mesa empezado y hechos los primeros bocetos. Aunque yo me aferro un poco a la antigua, me gustaría hacer la impresión en cartulina, pero queremos hacer esto en blanco y negro, sobre lienzo y vamos a ver que sale, habrá que hacer la prueba.

I: Ilumine a los nuevos aficionados a esta manifestación artística con algún consejo acerca del proceder ético y creativo de un verdadero fotógrafo.

JD: Primero la fotografía tiene que ser creíble. Un fotógrafo, ya sea de cualquier rama, debe hacer que el que vea su fotografía crea en ella, y sentir que es verdad lo que se le está enseñando. El segundo consejo para mi que habría de hacer un fotógrafo es estudiar, estudiar y estudiar. No copiar a los clásicos, pero sabérselos, no reproducir exactamente determinadas técnicas y estilos en la fotografía, pero conocérselos. Porque quizás combinándolos, usted logre algo que aún no está hecho.

I: Muchas gracias por concederme este tiempo.

JD: Ha sido un placer.

Aquí culmina la entrevista realizada el día 26 de diciembre de 2014 al fotógrafo Juan de Dios. Se agradece la hospitalidad a su esposa María Elena, la colaboración a mi abuelo el escritor Jorge Velázquez Ramayo por mediar la cita, y se espera que esta suerte de preguntas y respuestas brinde luz, de corazón, a todos aquellos interesados en este noble arte de capturar los momentos de la historia.

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes.

Archivos de Audios

A Fidel "Profeta de la Aurora"

Programa de Radio

 Aniverario de la desaparición física de Fidel Castro

Profeta de la Aurora 13

Profeta de la Aurora 14

Profeta de la Aurora 15

Profeta de la Aurora 16

Profeta de la Aurora 17

Profeta de la Aurora 18

Profeta de la Aurora  19

Profeta de la Aurora 20

Hemeroteca Digital

December 2017
Mo Tu We Th Fr Sa Su
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

El tiempo en Artemisa

Videos

reflexiones fidel

Pensando Américas

americas

Portales de la Provincia        

 

Radio Cubana                      

 

Prensa Nacional                   

Radio Ariguanabo

Telecentro ARTV

El artemiseño

 

 

 

 

 

Portal de la Radio Cubana

Radio Reloj

Radio Habana Cuba

 

 

 

 

 

Periódico Granma

Juventud Rebelde

Prensa Latina (PL)

Red en Defensa de la Humanidad

Agencia Cubana de Noticias

Mesa Redonda