El Mausoleo a los Mártires de Artemisa es un recinto mortuorio construído en 1977 en homenaje a los valientes jóvenes caídos el 26 de julio de 1953 en el asalto al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba, acción que no tuvo éxito militar, pero que fue el hecho que marcó el inicio de una nueva etapa en la lucha contra la dictadura batistiana.

El Mausoleo está rodeado de palmeras, majaguas y ocujes. No por casualidad en sus alrededores aletean los zunzunes.
Los nichos para Carmelo, Flores, Ciro Redondo, Julito Díaz y los demás, se colocaron en paredes semiinclinadas, en forma de talud... de modo que entra el aire, la luz, el bullir de la ciudad, las hojas desprendidas de los árboles y, en ocasiones, la lluvia en singulares cascadas.
En el centro de la sala se halla un nicho central, en el cual se depositan flores en homenaje a los mártires.

Mas, el complejo monumentario comienza en la carretera que une a los municipios de Guanajay y Artemisa. Los túmulos o elevaciones dispuestos en la parte derecha de la carretera (de Artemisa hacia la Capital) indican la partida de los asaltantes hacia Santiago de Cuba.

Son 17 cubos de mármol, cada uno con el nombre de un mártir. Se escogió, precisamente, este elemento geométrico por ser el más simple y puro, de modo que resulte el más representativo de las ideas por las cuales lucharon.

El cubo distingue también al propio Mausoleo. Sobre la lápida de grandes proporciones, revestida de granito, que cobija los restos de esos audaces, se alza uno enorme conocido como el Cubo de la Victoria. Al frente muestra un vitral con la imagen de Fidel y un grupo de rebeldes en la Sierra Maestra.

Un túnel propone la entrada al monumento. Le siguen seis paños de barro cristalizado. El techo de negro representa la realidad que vivía Cuba, luego del golpe de estado protagonizado por Batista. Ya en el primer paño, los visitantes pueden apreciar cómo se manifestaban los jóvenes contra las atrocidades del tirano.

El segundo, rinde tributo a los lugares donde se entrenaban y reunían los artemiseños. La Marcha de las Antorchas, en ocasión del centenario del natalicio de José Martí, ocupa el tercer espacio. Mientras, en la cuarta y quinta secciones se indica la acción del Movimiento 26 de Julio. Y una figura gigante de Martí, autor intelectual del asalto al cuartel Moncada, abarca el sexto.

También una sala-museo muestra la situación de Artemisa, antes y después del triunfo de la Revolución... con los logros en sectores claves como: salud, educación y deportes. Además, expone varias piezas de extraordinario valor pertenecientes a los asaltantes.

Con motivo del aniversario XXIV de la epopeya del Moncada, el Comandante en Jefe inauguró el Mausoleo, el 16 de julio de 1977. El solemne lugar constituye la primera obra de carácter funerario construida por la Revolución, gracias al proyecto gestado por los arquitectos María Dolores Espinosa, Marcel Díaz y Augusto Rivero.

Diez años después, el 12 de julio, lo declararon Monumento Nacional. Y el 17 de enero de 2000, tras ser sometido a una reparación capital, le nació un nuevo panteón, donde descansarán los restos de quienes intervinieron en las acciones del 26 de julio y disfrutaron del triunfo de la Revolución.

Años antes, Haydée Santamaría afirmó: "El Moncada no hubiese tenido sentido sin la firmeza de los que murieron, pero tampoco sin la firmeza de los que sobrevivieron."

Porque la batalla se emprendió en busca de ofrecer oportunidades a todos y de no olvidar ni al más humilde, mucho menos a los que ofrendaron su vida.

Así lo expresa el mensaje a los visitantes, tomado del alegato de Fidel en el juicio por los sucesos del Moncada: "Mis compañeros, además, no están ni olvidados ni muertos: viven hoy más que nunca, y sus matadores han de ver aterrorizados como surge de sus cadáveres el espectro victorioso de sus ideas."

                     RELACIÓN DE LOS MÁRTIRES.

                    CAÍDOS EN EL MONCADA:
                   -Tomás Álvarez Brito,
                   - Antonio Betancourt Flores,
                   - Flores Betancourt Rodríguez,
                   - Gregorio Careaga Medina,
                   - Rigoberto Corcho López,
                   - Alfredo Corcho Cinta,
                   - José Costa Velázquez,
                   - Guillermo Granados Lara,
                   - Emilio Hernández Cruz,
                   - José A. Labrador Díaz,
                   - Marcos Martí Rodríguez,
                   - Carmelo Noa Gil,
                   - Ismael Ricondo Fernández,

               CAÍDO EN BAYAMO:
                 -Lázaro Hernández Arroyo.

             CAÍDO EN ALEGRÍA DE PÍO
               -José Ramón Martínez Álvarez.

             CAÍDOS EN COMBATES EN LA SIERRA MAESTRA
             - Julio Díaz González,
             - Ciro Rolando García.



Fuente el habanero digital

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS A RADIO ARTEMISA
Historia | Héroes y Mártires | Actividades | Ubicación | Participación | Personalidades | Visitas | Poema
¡Hay sangre de Artemisa brillando en la Bandera!

¡Hay sangre de Artemisa brillando en la Bandera!

¡Hay sangre de Artemisa brillando en la Bandera!

¡Hay sangre de Artemisa brillando en la Bandera!

¡Hay sangre de Artemisa brillando en la Bandera!

¡Hay sangre de Artemisa brillando en la Bandera!

¡Hay sangre de Artemisa brillando en la Bandera!


El Monumento